Estados Unidos

Hoy celebramos el triunfo de la democracia: Biden

La toma de posesión de Biden se produjo en un momento de tumulto e incertidumbre nacional

Associated Press

miércoles, 20 enero 2021 | 10:17

Associated Press

Washington— Joe Biden, el presidente 46 de Estados Unidos, declaró que "la democracia ha prevalecido". Hizo el juramento para tomar el timón de una nación profundamente dividida y heredar una confluencia de crisis posiblemente mayor que cualquiera que enfrentaron sus predecesores.

La toma de posesión de Biden se produjo en un momento de tumulto e incertidumbre nacional, una ceremonia de resistencia mientras el sagrado rito democrático estadounidense se desplegaba en un Capitolio golpeado por un sitio insurreccionalista hace solo dos semanas. En un frío día de Washington, salpicado de ráfagas de nieve, un trío bipartidista de expresidentes junto con la élite del gobierno de la nación se reunió para asegurarse de que la ceremonia cuatrienal se persevera, a pesar de que estaba rodeada por fuerzas de seguridad que evocaban una zona de guerra y carecía de multitudes por la pandemia de coronavirus.

“Se ha escuchado la voluntad del pueblo y se ha hecho caso a la voluntad del pueblo. Hemos aprendido nuevamente que la democracia es preciosa y la democracia es frágil. A esta hora, amigos míos, la democracia ha prevalecido”, dijo Biden. "Hoy celebramos el triunfo no de un candidato, sino de una causa, de una democracia, de la voluntad del pueblo".

Y luego giró hacia los desafíos futuros, reconociendo el virus en aumento que se ha cobrado más de 400 mil vidas en Estados Unidos. Biden miró hacia una ciudad capital salpicada de escaparates vacíos que dan fe del profundo costo económico de la pandemia y donde las protestas de verano pusieron al descubierto el renovado reconocimiento de la nación sobre la injusticia racial.

Y no fue aplaudido por su predecesor.

Haciendo caso omiso de la tradición, Donald Trump partió de Washington este miércoles por la mañana antes de la inauguración en lugar de acompañar a su sucesor al Capitolio. Aunque otros tres expresidentes, Bill Clinton, George W. Bush y Barack Obama, se reunieron para ver la ceremonia de transferencia de poder, Trump, en espera de su segundo juicio político, voló a Florida luego de avivar el agravio entre sus partidarios con la mentira de que Biden era un ganador ilegítimo.

Biden, en su tercera candidatura a la presidencia, apostó menos a una ideología política distintiva que a galvanizar a una amplia coalición de votantes en torno a la noción de que Trump representaba una amenaza existencial para la democracia estadounidense. En su primer día, Biden tomará una serie de acciones ejecutivas —sobre la pandemia, el clima, la inmigración y más— para deshacer el corazón de la agenda de Trump en un momento con los lazos de la república tensos.

“Biden enfrentará una serie de crisis urgentes y candentes como no habíamos visto antes, y todas deben resolverse a la vez. Es muy difícil encontrar un paralelo en la historia”, dijo el historiador presidencial Michael Beschloss. “Creo que hemos pasado por una experiencia cercana a la muerte como democracia. Los estadounidenses que presenciarán la juramentación del nuevo presidente son ahora muy conscientes de lo frágil que es nuestra democracia y de lo mucho que necesita ser protegida”.

close
search