Estados Unidos

Hospitales abarrotados por el virus en Luisiana esperan a Ida

El huracán de categoría 4 azotó la región el domingo

Associated Press

domingo, 29 agosto 2021 | 17:00

Associated Press

Nueva Orleans— Hospitales de Luisiana ya abarrotados de pacientes por la última ola de la pandemia del coronavirus se enfrentan ahora a otro desafío: Un huracán de categoría 4 que azotó la región el domingo.

“Una vez más nos encontramos sufriendo un desastre natural en medio de una pandemia”, dijo Jennifer Avegno, responsable de salud de Nueva Orleans, que pidió a la población a “prepararse para ambos”.

El Hospital Lady of the Sea, en la municipalidad de Lafourche, cerca del punto en el que Ida ingresó a tierra, reportó daños extensos en el techo. “Todos los pacientes y personal están bien en este momento; aunque nuestro hospital sufrió daños importantes”, dijo la directora general del hospital, Karen Collins, en un mensaje publicado en Facebook. El hospital no tenía servicio telefónico.

“Una vez que sea seguro, evacuarán a su pequeño número de pacientes”, dijo Aly Neel, portavoz del departamento estatal de Salud. De momento se desconoce el número exacto de pacientes involucrados.

Ida golpeó la costa de Luisiana el domingo por la tarde con fuerza de categoría 4. La tormenta se cernía sobre hospitales y unidades de cuidados intensivos llenos de pacientes de la cuarta ola de la pandemia del COVID-19, en esta ocasión impulsada por la contagiosa variante delta y la baja tasa de vacunación en el estado.

Los reportes de casos pasaron de unos cientos al día durante buena parte de la primavera y principios del verano a miles diarios para finales de julio. El gobernador John Bel Edwards dijo el domingo a The Associated Press que los hospitales de Luisiana albergan a 2.400 pacientes de COVID-19, y dijo que el estado se encontraba “en un lugar muy peligroso respecto a nuestros hospitales”.

El gobernador también señaló que 22 casas de atención geriátrica y 18 instalaciones de asistencia fueron evacuados, aunque la evacuación de hospitales más grandes quedó descartada debido a que no había lugares para enviar a los pacientes. En anticipación a una prolongada interrupción en el servicio eléctrico, Edwards dijo que se centrarán en asegurarse de que existan suficientes generadores y agua en los hospitales para mantener las necesidades vitales como el suministro de oxígeno y energía para respiradores artificiales.

“Odio decirlo de esta forma, pero tenemos a muchas personas con respiradores, y no funcionan sin electricidad”, declaró.

Responsables de Ochsner Health, que gestiona la red hospitalaria más grande de Florida, dijo el sábado que habían valorado evacuar algunas de sus instalaciones más cercanas a la costa, pero que no era posible dado lo abarrotados que estaban otros hospitales de su red.

close
search