Hacen fila para solicitar empleos vacantes tras redadas en Mississippi

Más de 100 trabajadores asistieron a una feria del empleo en las plantas avícolas que fueron cateadas por autoridades de inmigración

El Diario de Juárez
jueves, 15 agosto 2019 | 13:24
|

Forest.- Más de 100 trabajadores asistieron a una feria del empleo el lunes por la mañana en esta ciudad rural de Mississippi para solicitar puestos que quedaron vacantes, en parte, debido a la mayor redada de inmigración realizada en un lugar de trabajo que impacta a una única entidad en la historia de Estados Unidos, publicó The Washington Post.

En un estado donde la industria avícola es uno de los principales impulsores de la economía local, algunos de los solicitantes de empleo dijeron que esperaban que las oportunidades en Koch Foods, una de las plantas empacadoras de carne que fueron cateadas en las redadas, mejoraren sus finanzas tanto de manera sustancial como incremental.

Llegaron buscando un sueldo más estable. Un salario un poco más alto. Un horario más complaciente.

“Es difícil encontrar un mejor empleo en Forest”, dijo Octavius Noblin, quien trabaja de manera informal en la construcción o acarreando partes en un depósito de chatarra, a menudo trabajando al aire libre bajo sofocante calor del Mississippi. “El empleo va y viene por aquí”.

Noblin, que es afroamericano y creció en Mississippi, dijo que quiere un trabajo más estable para ayudar a pagar la pequeña casa que él y su esposa compraron hace cuatro meses. El lunes fue la quinta vez que solicita un trabajo en Koch Foods este año. “Estoy en proceso de volver a tener dinero con el que realmente pueda contar”.

A pesar de que muchos de los solicitantes reflexionan sobre las formas en que el trabajo en la industria avícola podría brindarles una mayor estabilidad, muchos de los trabajadores, a quienes se les pidió que trajeran dos formas de identificación a la feria del empleo, dijeron que simpatizaban con los 680 trabajadores indocumentados que fueron arrestados el miércoles pasado.

“Siento que está mal enviarlos de regreso porque todos merecemos una segunda oportunidad en la vida:, dijo Ralphtheia Nichols, de 51 años, que ha trabajado en varias plantas avícolas a lo largo de los años. Como madre de cuatro hijos, Nichols dijo que se identifica con los inmigrantes que trabajan para mantener a sus familias. “Estas personas han estado viviendo una muy mala situación en sus países de origen durante todos estos años. Todo lo que quieren es un lugar mejor, una vida mejor”.

Sus sentimientos entran en desacuerdo con las narrativas que típicamente impulsan el debate en torno a la inmigración en Estados Unidos, contraponiendo a los trabajadores indocumentados con los estadounidenses que buscan oportunidades. Los esfuerzos de los trabajadores para explorar trabajos en las plantas empacadoras de carne van en contra de la noción de que los estadounidenses no tienen interés en los arduos trabajos que a menudo ocupan los trabajadores indocumentados.

Pero algunos de los trabajadores tampoco están de acuerdo con la idea de que el mercado laboral es un juego de desventaja en el que un trabajo en manos de un extranjero limita automáticamente las oportunidades para los estadounidenses.

Estos trabajadores expresaron escepticismo de que las plantas avícolas pudieran encontrar suficientes trabajadores para llenar todas las plazas. “Hay 680 empleos que se perdieron y no hay 680 personas aquí”, dijo Hailey Brewer, de 26 años.