Estados Unidos

Grupos criminales agilizan cruce de indocumentados en la frontera

Los traficantes persuaden a las familias prometiéndoles que basta con entregarse a las autoridades de EU para ser liberados en dicho país

El Diario de Juárez
viernes, 15 marzo 2019 | 14:09

Washington.- En México las organizaciones delictivas han organizado una lucrativa nueva operación en la cual se utilizan autobuses exprés para que familias migrantes guatemaltecas lleguen en cuestión de días a la frontera de Estados Unidos, haciendo la travesía más rápida, fácil y segura, de acuerdo con reportes de corporaciones policiacas estadounidenses y funcionarios guatemaltecos, publicó The Washington Post.

Los traficantes persuaden a las familias prometiéndoles que en el viaje no habrá ninguno de los peligros asociados con el recorrido hasta la frontera, asegurándoseles asimismo que basta que se entreguen a las autoridades de Estados Unidos para que en unos cuantos días los dejen libres en dicho país.

Mediante el pago hasta de siete mil dólares por adulto con menor de edad, las familias son trasladadas a zonas de resguardo ubicadas en ranchos y hoteles del sur mexicano, donde se dividen en grupos y son llevadas a toda prisa en autobuses a lo largo de carreteras de México, “haciendo escala para comer, cargar gasolina e ir al baño”, según documentos de corporaciones federales estadounidenses.

El modelo resulta particularmente atractivo para las familias al reducir algunos de los aspectos más intimidantes y desagradables de las operaciones tradicionales del tráfico mexicano, conocidas por hacinas a los migrantes en sórdidas casas de confinamiento, donde con regularidad se abusa de los centroamericanos y se les extorsiona. El sistema de autobuses ha evitado tales peligros, generando pocos reportes de violencia o maltrato, dicen funcionarios de Estados Unidos. 

A menos de 72 horas de haber partido de las zonas de resguardo, los autobuses llegan a predeterminados puntos a poca distancia de la frontera estadounidense, desde donde caminan los migrantes. Las familias son organizadas en grupos que llegan a rebasar los 300 adultos y menores, cruzando a pie directamente la frontera, en ciertos casos saltando en filas largas y ordenadas las barreras. Luego se entregan a los agentes de la Patrulla Fronteriza y piden asilo.

El funcionario que compartió los reportes pidió no ser identificado debido a tratarse de pormenores sobre operaciones internas. En los documentos se describe una naciente operación empresarial muy redituable diseñada para explotar las fallas del sistema inmigratorio estadounidense y los veredictos judiciales que establecen que las familias detenidas sean liberadas mientras está en curso su solicitud de asilo. 

Los funcionarios estadounidenses llaman al sistema “línea transportadora” y han pedido a las autoridades mexicanas su colaboración para ponerle fin. Pero el patrón de traslado lleva meses, siendo parte del aumento récord de los cruces de familias en la frontera. 

Los migrantes continúan arribando de diversas maneras. Pero la semana pasada el comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza Kevin McAleenan dijo a los reporteros que el “ciclo más corto de tráfico” que se ofrece a través de los autobuses exprés había disminuido la duración del viaje de varias semanas a “entre cuatro y siete días”. 

“La disponibilidad de estas rutas exprés de autobuses significa que a nuestra frontera están llegando más niños pequeños, y estamos viendo que llegan en cifras sin precedentes de migrantes enfermos”, agregó.

Los clientes que pagan desde 2 mil 500 dólares por lo general viajan en camiones de carga o de pie en vehículos para ganado, mientras que otros adquieren paquetes de siete mil dólares o más por un servicio premium de autobús. Por lo general los niños viajan gratis, debido a que las personas que arriben con un menor a la frontera con Estados Unidos sólo hace falta conducirlas al límite internacional, no cruzarlas.

En un indicio especialmente preocupante para los funcionarios estadounidenses, en los últimos meses ha estado bajando el precio de la travesía a raíz de que las rápidas rutas de autobuses permiten a los traficantes reducir costos y aumentar el volumen. 

“Salvo que se cambien las políticas federales o intervengan otros factores, como honorarios más altos por el servicio, cada vez estarán llegando más centroamericanos”, se advierte en un reporte.