Frustran a Trump sus propios funcionarios en metas migratorias

El mandatario no ha podido cumplir con su promesa central de campaña

The New York Times
lunes, 15 abril 2019 | 12:32

Washington.- El sábado el presidente Trump insistió en no sentirse frustrado por la situación en la frontera, donde lleva meses diciendo existe una crisis que pone en peligro la seguridad del país. Pero al no poder cumplir su promesa central de campaña, ha puesto en la mira a sus funcionarios inmigratorios de mayor nivel.

Y tras la depuración de funcionarios se encuentra Stephen Miller, el consejero de la Casa Blanca de 33 años de edad. Si bien la inmigración es el tema que ha predominado durante la gestión de Trump, el Presidente tiene poco interés en cómo volver realidad los dictados de sus instintos. Lo mismo ocurre con Miller, el encarnizado ideólogo que ha definido las políticas, enfureciendo a los grupos defensores de las libertades civiles y provocando una amarga lucha en el interior de la administración. Un funcionario gubernamental de alto nivel, quien pidió no ser identificado, dijo que muchas de las principales prioridades de la administración han estado “o avanzando con demasiada lentitud o en la dirección equivocada”.

Pero funcionarios y exfuncionarios de las dependencias involucradas, que también pidieron no ser identificados, describen una realidad distinta.

La depuración, aseguraron, constituyó la culminación de meses de enfrentamientos con Miller y otros funcionarios de Trump que en repetidas ocasiones han exigido la implementación de políticas que eran legalmente cuestionables, poco prácticas, carentes de ética o irrazonables. Y cuando los funcionarios explicaban las razones, se enfurecía más una Casa Blanca decidida a efectuar rápidos cambios extensos en leyes establecidas hace decenios.