Estados Unidos

Fondos para el desempleo se perdieron debido a fraudes

En nueve semanas Estados Unidos ha registrado 38.6 millones de personas sin trabajo

Associated Press / La gente espera en línea para recibir ayuda con los beneficios de desempleo en el One-Stop Career Center en Las Vegas

The New York Times

viernes, 22 mayo 2020 | 10:04

Washington— Una sofisticada red de fraude dirigida al sistema de desempleo del estado de Washington reclamó cientos de millones de dólares antes de que los funcionarios pudieran identificar y tomar medidas enérgicas contra el ataque, dijeron ayer jueves funcionarios estatales.

"Me doy cuenta de que esta es una cifra asombrosa", dijo Suzi LeVine, comisionada del Departamento de Seguridad de Empleo del estado. Los reclamos fraudulentos se presentaron en nombre de decenas de miles de personas y muchas personas involucradas que no habían perdido sus empleos, dijo.

Las autoridades confirmaron el fraude el mismo día que el gobierno federal informó que otros 2.4 millones de trabajadores estadounidenses solicitaron beneficios por desempleo la semana pasada, lo que elevó el total a la asombrosa cifra de 38.6 millones en nueve semanas.

La sorprendente magnitud de la pérdida de empleos y los miles de millones de dólares en beneficios aprobados por el Congreso para mantener a los trabajadores sin ingresos, ha hecho que los sistemas de desempleo estén mal equipados para manejar el aumento de las reclamaciones y sean más vulnerables al fraude.

El Servicio Secreto de Estados Unidos dijo en un comunicado la semana pasada que parecía que un grupo internacional de estafadores estaba apuntando a los sistemas de desempleo, particularmente en el estado de Washington. Las autoridades dijeron que también había evidencia de ataques en Florida, Massachusetts, Carolina del Norte, Oklahoma, Rhode Island y Wyoming.

Los investigadores dijeron que los impostores parecían estar trabajando con una extensa base de datos de información personal robada en ataques de piratería anteriores que les permitieron presentar reclamos.

El estado de Washington se había movido para hacer que los pagos estén disponibles rápidamente y entregarlos a cuentas de depósito directo. Pero el estado comenzó a darse cuenta del alcance del problema cuando las personas que no habían solicitado el desempleo recibieron un correo que decía que sí.

LeVine dijo que el estado había aumentado la seguridad en sus sistemas y retrasó los pagos para evitar más fraudes. Eso ha bloqueado miles de otras reclamaciones por valor de cientos de millones de dólares adicionales.