Estados Unidos

Fiscal pide a jurado condenar a acusado de homicidio en Iowa

Afirmó que el testimonio de Bahena Rivera de que dos hombres lo secuestraron a punta de pistola era 'producto de su imaginación'

Associated Press

Associated Press

jueves, 27 mayo 2021 | 16:48

Iowa City, Iowa— Un fiscal pidió el jueves a un jurado que declare culpable a un trabajador inmigrante que está acusado de homicidio por el secuestro y la muerte por apuñalamiento de una estudiante de la Universidad de Iowa que desapareció en 2018 cuando salió a correr.

El fiscal Scott Brown dijo en un alegato final que los testimonios en el juicio revelaron “evidencia contundente” de que Cristhian Bahena Rivera es culpable del asesinato de Mollie Tibbetts, de 20 años.

Afirmó que el testimonio de Bahena Rivera de que dos hombres lo secuestraron a punta de pistola y lo obligaron a participar en el crimen era “producto de su imaginación”, y que inventó la historia para tratar de explicar las pruebas condenatorias.

Brown puntualizó que la evidencia muestra que Bahena Rivera pasó manejando junto a Tibbetts mientras la joven trotaba el 18 de julio por la tarde en su ciudad natal de Brooklyn, Iowa. Dijo que Bahena Rivera la encontró atractiva, la siguió por un camino rural y se acercó a ella mientras corría.

El fiscal añadió que Tibbetts rechazó las insinuaciones de Bahena Rivera y amenazó con llamar a la policía, lo que molestó al individuo.

“La forma en que reacciona con esa rabia es apuñalar a esta joven hasta matarla y arrojar su cuerpo en un maizal”, dijo Brown, fiscal adjunto.

Brown dijo que Bahena Rivera también tenía un “motivo sexual", apuntando que Tibbetts estaba parcialmente desnuda con las piernas abiertas cuando encontraron su cadáver en un maizal remoto.

Bahena Rivera supo durante cinco semanas dónde había escondido el cuerpo de Tibbetts bajo unos tallos de maíz, pero no dijo nada mientras los investigadores trabajaban largas jornadas para encontrar lo que había causado que la “dulce joven” desapareciera, señaló Brown. Tiempo después, el individuo los llevó hasta el cuerpo y confesó el crimen, dijo.

Chad Frese, abogado de Bahena Rivera, comentó al jurado que la confesión era falsa y forzada, y que los fiscales no demostraron que fue su cliente quien apuñaló a Tibbetts hasta dejarla sin vida. Señaló que nunca encontraron el arma homicida ni presentaron algún testigo que demostrara el sitio exacto donde fue asesinada, pese a tener “recursos ilimitados” para investigar el caso.

Frese dijo que Bahena Rivera no tenía antecedentes de violencia y que trataba de evitar a la policía debido a que vivía en el país de manera ilegal. Señaló que no tenía sentido que su cliente fuera “tan descarado para tomar a una mujer, secuestrarla y probablemente matarla en un lapso de 10 a 20 minutos”.

“Esto estuvo planeado, no por él, sino por alguien más”, dijo Frese.

Los alegatos finales se produjeron después de un juicio de dos semanas en un tribunal del condado de Scott, en Davenport. Los 12 miembros de jurado empezaron a deliberar el jueves por la tarde.

Horas antes, los fiscales habían llamado a un testigo de descargo para establecer una coartada para el novio de Tibbetts, Dalton Jack, a quien la defensa señaló como posible involucrado.

Jack trabajó en un proyecto de construcción de un puente en Dubuque, Iowa, hasta las 7 p.m. el 18 de julio de 2018, aproximadamente una hora antes de que Tibbetts fue secuestrada y asesinada, testificó su ex supervisor Nick Wilson.

El testimonio de Wilson indica que Jack no pudo haber estado en Brooklyn cuando Tibbetts desapareció. Brooklyn se ubica a 225 kilómetros (140 millas) de distancia de Dubuque, un trayecto de más de dos horas en auto.

Wilson dijo que luego de que Jack terminó de trabajar, se fue a comer y beber con otros trabajadores a un hotel y que se presentó a trabajar al día siguiente a las 5:30 de la mañana.

Frese, el abogado de Bahena Rivera, dijo que los investigadores no investigaron a fondo a Jack. Señaló que éste envió a Tibbetts un mensaje de texto a los pocos minutos de que desapareciera en el que le dijo que sus datos celulares “no funcionan”.

“Este es un mensaje de texto sospechoso, si es que alguna vez he visto uno”, apuntó. “Suena a alguien que trata de cubrir sus huellas”.