PUBLICIDAD

Estados Unidos

Fentanilo: la gran pandemia de EU

Desde 2019, el fentanilo permanece como la primera causa de muerte en estadounidenses

Emilia Martínez
Agencia Reforma

domingo, 22 enero 2023 | 07:56

PUBLICIDAD

El Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, hizo en México no sólo su primera salida al extranjero en 2023 sino su primera visita a un país del hemisferio occidental en su mandato -incluso primero que a Canadá-. Entre los distintos asuntos a tratar, el tráfico de fentanilo encabezaba la lista, reconocieron días antes funcionarios de la Casa Blanca.

El trasiego de esta droga a Estados Unidos no sólo ha aumentado exponencialmente desde 2014, año en el que inició la crisis, sino que se ha diversificado, alerta la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés).

PUBLICIDAD

Desde 2019, el fentanilo permanece como la primera causa de muerte en estadounidenses de entre 18 y 45 años, superando suicidios, accidentes automovilísticos, Covid-19 y cáncer, según datos de la Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

La cifra de muertes por sobredosis creció al doble de 2018 a 2019, superó por primera vez las 100 mil en 2021, y desde entonces no ha bajado ese umbral. Alrededor de dos terceras partes de esos fallecimientos se deben a fentanilo ilícito.

La DEA identifica a México y China como las principales fuentes del suministro de esta sustancia. La mayor parte del fentanilo es producido en masa por los cárteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación utilizando precursores químicos de China.

Los decomisos de fentanilo en 2022 duplicaron aquellos de 2021: 50.6 millones de píldoras falsas mezcladas con fentanilo y más de 4 mil 545 kilos en polvo, lo suficiente, según la DEA, para matar por sobredosis a 379 millones de personas, más que toda la población de Estados Unidos (332 millones).

De ahí que la agencia antidrogas subraye como su principal prioridad operativa "derrotar a los dos cárteles mexicanos de la droga, los cárteles de Sinaloa y Jalisco (CJNG), que son los principales responsables del fentanilo que está matando a los estadounidenses en la actualidad".

A decir de Mike Vigil, ex jefe de operativos internacionales de la DEA y quien trabajó por 13 años en México, Estados Unidos está viviendo la tercera parte de la crisis de los opioides. La primera, explica, inició con analgésicos como OxyContin, siguió con el abuso de sustancias como heroína y en 2014 comenzó el fentanilo.

"Ahora el fentanilo está causando muchas muertes aquí por todos los Estados Unidos. En 2021 murieron más de 100 mil personas y de 64 a 70 por ciento eran por fentanilo", dice a REFORMA.

"Los cárteles más poderosos que tiene México, el Cártel de Sinaloa y el Cártel Jalisco Nueva Generación, comenzaron a mezclar fentanilo con otras drogas, por ejemplo mariguana, heroína, cocaína y metanfetamina, entonces mucha gente aquí en los Estados Unidos que estaba consumiendo esas drogas no sabía que la droga que estaban utilizando estaba mezclada con fentanilo, y dos miligramos de fentanilo puede ser fatal para una persona".

La agencia destaca que las operaciones de síntesis de fentanilo y de producción de píldoras de fentanilo desmanteladas en México han ocurrido en territorios controlados por estos cárteles o han tenido participación de miembros o asociados de estos cárteles.

Además, apunta, estas organizaciones controlan los corredores de tráfico en México que conectan a California y Arizona, indicando que el paso de drogas por estas áreas tendría que ser aprobado por estos cárteles.

El Departamento de Justicia señala a los condados de San Diego e Imperial, en California, como el epicentro del tráfico de fentanilo hacia EU. Ahí, indica un reporte de la dependencia, los funcionarios fronterizos están incautando más fentanilo letal que en cualquiera de los más de 300 puertos de entrada del país.

El incremento en la oferta se explica con el aumento en la demanda por parte de los estadounidenses que quieren consumir esta u otra sustancia, de acuerdo con la Doctora Cecilia Farfán, Jefa de Investigación en el Centro de Estudios México-Estados Unidos de la Universidad de California en San Diego.

"Si bien en un principio el fentanilo no era algo demandado por los usuarios de sustancias, lo que ha pasado en años recientes es que ya hay una demanda por fentanilo como no había en años anteriores, hay usuarios de sustancias que ahora lo que quieren es consumir fentanilo", indica a REFORMA.

La actividad de los cárteles no se queda en la frontera suroeste de Estados Unidos. Una investigación iniciada en 2019 sobre el tráfico de metanfetamina, fentanilo y heroína a la ciudad de Butt, Montana, resultó el año pasado en la condena federal de 22 personas, tres de las cuales tenían vínculos con el Cártel de Sinaloa: Humberto Villarreal y Ricardo Ramos Medina, de Culiacán, y Heriberto Tavares, de Anaheim, California.

"Con demasiada frecuencia, creemos que la actividad relacionada con los cárteles en Estados Unidos se limita a los estados fronterizos del sur, pero como muestran estos casos, tenemos problemas importantes que enfrentamos en Montana", dijo el fiscal de distrito Jesse Laslovich.

Fácil de conseguir, producir e introducir

 Los cárteles mexicanos encontraron en el fentanilo sintético un negocio altamente rentable, cuyos ingredientes les resultan más baratos.

"Los traficantes normalmente pueden comprar un kilogramo de polvo de fentanilo por unos pocos miles de dólares de un proveedor chino, transformarlo en cientos de miles de píldoras y vender las píldoras falsificadas por millones de dólares en ganancias", dice un reporte de la DEA.

"Si un lote en particular tiene 1.5 miligramos de fentanilo por píldora, se pueden fabricar aproximadamente 666 mil píldoras falsificadas a partir de un kilogramo de fentanilo puro".

De acuerdo con la agencia, los cárteles acceden a esta sustancia vía internet, incluida la dark web, y sus pedidos les son enviados por correo internacional y servicios de paquetería comercial.

Debido a que muchos laboratorios chinos que fabrican ilegalmente drogas sintéticas como el fentanilo y sus precursores también producen químicos legales --incluso adquiridos por compañías estadounidenses--, la DEA no descarta que laboratorios legítimos también sean fuente de suministro.

"¿Qué tan fácil es conseguir fentanilo?. En una ocasión fui por el internet y en un minuto encontré un laboratorio en China, donde yo podía comprar un kilo de fentanilo puro por 9 mil 200 dólares, entonces, si yo fuera narcotraficante con esa inversión voy a ganar 2 o 3 millones de dólares", ejemplifica Vigil.

De acuerdo con el ex colaborador de la DEA, los cárteles empezaron esta nueva estrategia de fentanilo porque podían conseguir los precursores de China muy fácil, los importaban a México por el puerto de Lázaro Cárdenas en Michoacán, y luego Manzanillo en Colima.

"Ellos (laboratorios chinos) están dispuestos a mandar precursores y no ponerles una etiqueta, así como si fuera materia prima para cosméticos o algo así, entonces muchas veces los de aduana mexicana que trabajan en los puertos no saben que es un precursor", detalló.

"Es muy fácil producir fentanilo, (los cárteles) usan tinas, mezclan los químicos con una pala, y luego los convierten a pastillas que están estampadas con M-30, así como si fueran OxyContyn".

Y ahora, los cárteles producen un nuevo fentanilo que parece arcoíris, pero más que una estrategia para atraer a los jóvenes, Vigil señala que es un tipo de marca.

"La gente dice: 'Okay, este fentanilo de arcoíris es más potente, yo lo quiero'. Es como un mercado donde se vende ropa de Giorgio Armani, usan la misma táctica los cárteles, sólo que ahora el cártel que produce más fentanilo es el Cártel de Sinaloa".

Además de fácil de conseguir y fácil de producir, el fentanilo es fácil de introducir a Estados Unidos porque no requiere mucho volumen como la cocaína y la mariguana.

"El fentanilo entra principalmente por los puertos de entrada legítimos, no entra por el desierto", subrayó Vigil.

En aprietos

 La facilidad con la cual se introduce el fentanilo a Estados Unidos es el gran apuro para esa nación, de acuerdo con Farfán.

"Tienen un problema de salud pública enorme. Estamos hablando de un País desarrollado que tiene un ingreso alto. Si vemos todos los indicadores de Estados Unidos no esperaríamos que la expectativa de vida se estuviera reduciendo, pero eso está pasando justamente porque tienes estas muertes por sobredosis entre la población, y detectar el fentanilo es más complicado precisamente porque lo puedes mover en cantidades mucho más pequeñas", destaca.

"Me parece que la urgencia de Estados Unidos viene por el lado de si en un principio la preocupación era que el fentanilo llegaba por vía postal de China directamente a Estados Unidos, ahora hay una preocupación más importante de que se está produciendo en México".

De momento, no se tiene un aproximado de todo el fentanilo que circula por Estados Unidos, pero a decir de Vigil el hecho de que incrementen los decomisos es una señal de que los cárteles están mandando más cantidades.

En cuanto a los precios de venta, depende del área del País en el que se venda, explicó, puede ser por 20 o hasta 30 dólares cada pastilla.

'Una sola píldora puede matar'

 Producidas después en México por los cárteles, las píldoras, hechas para parecerse a los ansiolíticos Xanax, Adderall u OxyContin, son introducidas a Estados Unidos por peatones, en autos particulares y vehículos comerciales a través de los puertos de entrada.

"Más de la mitad de las píldoras falsas mezcladas con fentanilo que se trafican en todo el país ahora contienen una dosis potencialmente mortal de fentanilo. Esto marca un incremento dramático --cuatro de cada 10 a seis de cada 10-- en el número de píldoras que pueden matar", alertó el año pasado Anne Milgram, titular de la DEA.

"Estas píldoras son producidas en masa por el Cártel de Sinaloa y el Cártel Jalisco en México. Nunca ingiera una píldora que no le fue recetada directamente. Nunca tome una píldora que le dio un amigo. Nunca tome una píldora comprada en redes sociales. Una sola píldora es peligrosa y una sola píldora puede matar".

Pero el fentanilo también es introducido en polvo a Estados Unidos, y muchos consumidores creen que lo que están recibiendo es heroína y la mezclan con otra drogas o sufren una sobredosis.

"El peligro está en si los usuarios no saben que están consumiendo fentanilo, que es lo que ocurre muchas veces con esas muertes por sobredosis accidentales. Si tú estás acostumbrado a consumir heroína pues más o menos tienes una idea de la dosis que vas a consumir, si tú no sabes que lo que vas a consumir también tiene fentanilo y consumes la misma dosis hay una posibilidad muy grande de que justamente tengas una sobredosis", indica Farfán.

A decir de Vigil, lejos de retroceder, la crisis del fentanilo en Estados Unidos está creciendo.

Durante la pandemia y ante el confinamiento, mucha gente recurrió al fentanilo al sentirse solos y deprimidos.

"Se está incrementando mucho el abuso de fentanilo, más fentanilo entra cruzando la frontera a los Estados Unidos. Para mí sí es una crisis, yo creo que es la pandemia más grande que ha enfrentado Estados Unidos en su historia", considera.

El combate a la crisis debe darse por múltiples frentes, dice, empezando por educar mejor a los ciudadanos estadounidenses, mejorar los tratamientos para los consumidores de sustancias e incluso distribuir los llamados "test scripts", unas pequeñas tiras de papel que pueden detectar la presencia de fentanilo en las drogas.

"Una persona que está consumiendo cocaína puede usarlo y averiguar si esa cocaína tiene fentanilo. Eso en realidad va a salvar muchas vidas", explica.

Pero la lucha contra la crisis del fentanilo requiere también de la cooperación de China y México, situación que no es sencilla por cuestiones políticas.

"Necesitamos forzar a China para que pare esos cargamentos de precursores. Ellos en realidad están controlando el fentanilo desde el 1 de mayo de 2019, pero la cosa es que todo depende en la política entre los Estados Unidos y China, si la política es buena, lo controlan más, si hay alguna dificultad en la política entonces no lo hacen", indica Vigil.

En cuanto a México, agrega, también es complicado.

"La relación bilateral en los esfuerzos para combatir el narcotráfico han fracasado especialmente con el arresto de Salvador Cienfuegos y luego con las restricciones que puso (el Presidente Andrés Manuel) López Obrador no nada más con la DEA, sino también con el FBI y otras agencias federales (estadounidenses) que trabajan en México", expone.

"Si no se mejoran esas relaciones entonces los únicos que van a ganar son los narcotraficantes".

El ex colaborador de la DEA consideró que el Gobierno mexicano debe terminar con la política de "abrazos no balazos" y enfrentar a los cárteles que "ahora operan y funcionan con mayor impunidad".

"Esta táctica o política en realidad está creando más violencia en México y luego más drogas entrando a Estados Unidos", añade.

Farfán coincide en que el punto más bajo en la relación bilateral fue el arresto del General Cienfuegos en Los Ángeles, pero, destaca, después se logró el Acuerdo Bicentenario que sustituyó a la Iniciativa Mérida en materia de seguridad.

Además, recuerda, en la visita de Biden a México, Estados Unidos logró que López Obrador hablara sobre la producción de fentanilo en México.

"Hay acciones por parte del Gobierno mexicano y eso tiene que ver con el Acuerdo Bicentenario donde hablan justamente del tema de las drogas", destaca.

"Ahora, si vemos el número de personas que les gustaría que estuvieran arrestadas y extraditadas pues obviamente no es lo que Estados Unidos quisiera". 

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

close
search