PUBLICIDAD

Estados Unidos

Expertos cuestionan intervención de juez en la investigación sobre Trump

Aileen M. Cannon ordenó la designación de un árbitro independiente para que revise más de 11 mil registros gubernamentales que el FBI decomisó en su cateo a Mar-a-Lago

The New York Times

martes, 06 septiembre 2022 | 17:57

The New York Times

PUBLICIDAD

Washington.— La extraordinaria decisión que emitió este lunes una juez federal para intervenir en la investigación penal contra el ex presidente Donald J. Trump sobre una serie de documentos gubernamentales sensitivos que tenía en su residencia en Florida mostró una atención inusual para él, dijeron especialistas legales.

Esta fue “una intervención sin precedentes por una juez federal de Distrito en medio de una investigación federal penal y de seguridad nacional”, comentó Stephen I. Vladeck, profesor de Derecho de la Universidad de Texas.

PUBLICIDAD

Al ponerse del lado de Trump, la juez Aileen M. Cannon, ordenó la designación de un árbitro independiente para que revise más de 11 mil registros gubernamentales que el FBI decomisó en su cateo a Mar-a-Lago el mes pasado.

Ella le otorgó al árbitro amplios poderes que van más allá de filtrar los materiales que estaban sujetos al privilegio abogado-cliente para incluir también el privilegio ejecutivo.

La juez Cannon, quien fue designada por Trump y se encuentra en la Corte Federal de Distrito del Distrito Sur de Florida, también impidió que la fiscalía federal siga examinando el material decomisado para la investigación hasta que un árbitro especial concluya su revisión.

Para llegar a ese resultado, la juez Cannon tomó varias medidas que los especialistas han dicho que son vulnerables de ser anuladas si el gobierno presenta una apelación, como la mayoría estuvo de acuerdo en que es probable que suceda.

Cualquier apelación podría ser escuchada por la Corte de Apelaciones del Onceavo Circuito en Atlanta, en donde Trump asignó a seis de sus 11 jueces activos.

Paul Rosenzweig, ex funcionario de Seguridad Interna de la administración George W. Bush y fiscal independiente en la investigación sobre Bill Clinton, dijo que era indignante que se bloquee al Departamento de Justicia de tomar medidas como solicitar testigos acerca de los archivos del gobierno, muchos de los cuales estaban clasificados y que los agentes ya habían revisado.

“Esto me parece como una decisión genuinamente sin precedentes por un juez”, dijo Rosenzweig. “Esa orden, en una investigación penal es simplemente indefendible”.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search