Estados Unidos

Estamos en modo desastre: médicos de Brooklyn abrumados por el virus

Los equipos de prueba y protección escasean, los doctores se están enfermando y cada día se vuelve más difícil

The New York Times

The New York Times

lunes, 06 abril 2020 | 11:33

Nueva York.- Ni siquiera eran las 9 de la mañana y la máscara verde N95 de la doctora Sylvie de Souza, que se suponía debía estar sellada contra su cara, ya estaba torcida.

El lunes, bajo una lluvia helada, caminó a zancadas entre el departamento de emergencias que preside en el Brooklyn Hospital Center y una tienda de campaña levantada fuera de las instalaciones, vigilando atentamente a los médicos, enfermeras y otros miembros del personal que examinarían a casi 100 pacientes con coronavirus sin cita previa ese día.

Dentro de su sala de emergencias, más de una docena de personas que mostraban signos de infección esperaron la evaluación en un área utilizada hace solo unas semanas para atender cortadas y poner yesos. Otra docena yacía en camillas dispuestas, una frente a la otra, como un estacionamiento de la ciudad de Nueva York. Un hombre en un respirador esperaba espacio en la unidad de cuidados intensivos.

Minutos antes de que los paramédicos se volcaran hacia un paciente con ataque cardíaco, la doctora de Souza señaló camas reservadas para emergencias graves, separadas por una pared recién construida de los casos sospechosos de virus. "Esta es nuestra área segura", dijo a un periodista. Luego se corrigió a sí misma: "Se cree que esto es seguro". Realmente no había forma de saberlo.

El virus llegó al hospital hace tres semanas. La doctora de Souza comenzó a escribir los detalles de cada caso potencial en una hoja de papel, una lista que ha crecido a más de 800 pacientes, la mayoría de ellos vistos en la tienda de campaña.

Ella y otros en el hospital se habían preparado para la creciente embestida: cancelar la mayoría de las cirugías para reducir el censo, designar una sala de rayos X sólo para pacientes sospechosos de tener el virus, buscar suministros, prohibir a la mayoría de los visitantes, reasignar a las enfermeras a nuevas funciones y abrir una línea directa para la comunidad.

El hospital de 175 años de antigüedad, donde Walt Whitman trajo melocotones y poemas para consolar a los heridos de la Guerra Civil y donde nació Anthony Fauci, el asesor de la Casa Blanca que ahora es el médico más famoso de Estados Unidos, está aumentando su respuesta, tal como el gobernador Andrew M. Cuomo ha requerido que todos los hospitales de Nueva York lo hagan. La ciudad, ahora el epicentro del brote en los Estados Unidos, había reportado más de 20 mil infecciones confirmadas y 280 muertes hasta el miércoles por la noche.

El centro médico de Brooklyn generalmente tiene suficiente personal y camas para manejar de 250 a 300 pacientes. Está planeando aumentar ese número a la mitad si es necesario, pero puede que tenga que duplicarlo.

"Tengo tantos miedos diferentes", dijo la doctora de Souza el miércoles. Si el volumen de pacientes aumenta al ritmo actual, le preocupa que la sala de emergencias se quede sin espacio la próxima semana. Si muchos pacientes están desesperadamente enfermos y necesitan soporte vital, a ella le preocupa tener que elegir entre ellos.

Esa mañana, por primera vez, los trabajadores de salud en la tienda de campaña levantaron los brazos a una distancia segura, como si estuvieran tomados de la mano, y rezaron para tomar las decisiones correctas; para protegerse, junto con sus pacientes, de la enfermedad. La doctora de Souza planea convertirlo en una tradición. "Eso es todo lo que podemos hacer: solo rezar, mantenernos unidos, alentarnos, no quedar paralizados por el miedo", dijo.