Estados Unidos

Estadounidenses luchan contra el ascenso de Ómicron

La nueva variante ha marcado el comienzo de una nueva y desorientadora fase de la pandemia

The New York Times

domingo, 09 enero 2022 | 23:17

Associated Press | La gente espera en la fila para una prueba de Covid-19 en un sitio de prueba operado por CORE en Los Ángeles
Nueva York— Con el aumento de las tasas de infección, la variante Ómicron ha marcado el comienzo de una nueva y desorientadora fase de la pandemia, dejando a los estadounidenses frustrados y consternados de que los elementos básicos que creían comprender sobre el coronavirus están cambiando más rápido que nunca.

Hubo motivos para una mayor preocupación y motivos de consuelo: Ómicron es más transmisible que las variantes anteriores, sin embargo, parece causar síntomas más leves en muchas personas. Las hospitalizaciones se han disparado a nuevos máximos en algunos estados, pero los “pacientes incidentales” (personas que dan positivo en la prueba de Covid-19 después de ser admitidos por otro motivo) representan cerca de la mitad de sus casos en algunos hospitales.

Los funcionarios de salud pública, en respuesta a la nueva variante, han reducido a la mitad el período de aislamiento recomendado para las personas con pruebas positivas de 10 a cinco días, al tiempo que sugieren que las personas actualicen sus cubrebocas de tela a grado médico cuando sea posible.

"Ómicron se ha convertido, rápidamente, en algo que es simplemente diferente", dijo la doctora Allison Arwady, la principal funcionaria de salud de Chicago.

En medio de la orientación cambiante de salud pública federal y la variante nueva y distinta, el propio exequipo de transición del presidente Biden ha pedido al presidente que adopte una estrategia pandémica nacional completamente nueva orientada a la "nueva normalidad" de vivir con el virus indefinidamente, no a eliminarlo.

Y los estadounidenses, enfrentados a estos nuevos hechos y advertencias, han respondido con una mezcla de confusión, vigilancia e indiferencia. Si se les deja principalmente para navegar todo por su cuenta, deben sortear una serie de riesgos inciertos: ¿viajar en autobús?, ¿visitar amigos?, ¿comer adentro?

Muchas personas se preguntan si deberían dejar a sus hijos en casa y no ir a la escuela o cancelar las vacaciones y las cenas fuera. Buscan pruebas de antígenos en el hogar o citas para pruebas P.C.R., y están descartando cubrebocas de tela en favor de las KN95s y N95s. En algunas ciudades, han vuelto a usar cubrebocas incluso afuera, y están ordenando entregas de comestibles o abasteciéndose de suministros para evitar viajes en los próximos días.

Otros han hecho caso omiso de los casos en aumento, enfocándose en el hecho alentador de que algunas personas que están infectadas con la variante Ómicron sufren poco más que tos y secreción nasal, si es que muestran síntomas.

close
search