Escándalo de millonario acusado de tráfico sexual involucraría a la Casa Blanca

El presidente y su secretario del trabajo, Alexander Acosta, podrían haber tenido conocimiento del caso y le restaron importancia

The New York Times
lunes, 08 julio 2019 | 09:43
|

Jeffrey Epstein fue arrestado el sábado y acusado de tráfico sexual, pero el financiero multimillonario ya había sido anteriormente acusado de pedofilia y abuso sexual durante más de una década.

Pero Epstein —que entre sus conocidos se incluyen a dos presidentes y múltiples celebridades— hasta entonces había logrado evitar un procesamiento federal.

Ahora, se espera que Epstein comparezca el lunes en el Tribunal Federal de Distrito en Manhattan para enfrentar cargos de tráfico sexual, debido a que se le acusa de haber abusado de varias menores, entre el 2002 y el 2005, según dos fuentes policiacas.

El caso podría arrojar nueva luz no solo en torno a estas nuevas acusaciones, las cuales se extienden por años y países, sino también en la medida en que funcionarios de alto perfil —entre ellos, el Presidente Trump y su secretario del trabajo, Alexander Acosta— tenían conocimiento de ello, y aun así le restaron importancia al caso.

Acosta, a quien el Trump lo nombró secretario del trabajo en el 2017, ha enfrentado un intenso escrutinio por el papel que jugó en el acuerdo legal del Epstein, el cual fue ampliamente criticado por ser sorprendentemente indulgente.

Una serie de artículos publicados por The Herald el año pasado revelaron que Acosta estuvo personalmente involucrado en las negociaciones de tal acuerdo. Se reunió en privado con uno de los abogados de Epstein, quien a la vez era uno de los antiguos colegas de Acosta.

La relación del presidente con Epstein es menos clara.

Un abogado de Trump negó que el presidente y Epstein tuvieran una relación social, a pesar de los comentarios que Trump hizo a la revista New York en el 2002, de que Epstein era un “tipo estupendo” a quien había conocido durante 15 años.

“Es muy divertido estar con él”, dijo el presidente en ese momento. “Incluso se dice que a él le gustan las mujeres hermosas tanto como a mí, y muchas de ellas son un tanto jóvenes”.

Una de las acusadoras de Epstein, Virginia Giuffre, dijo en documentos judiciales que fue reclutada para darle un masaje al Epstein cuando ella trabajaba en Mar-a-Lago, el centro turístico de Trump en Florida. Epstein incluso ha sido fotografiado con Trump en Mar-a-Lago.