PUBLICIDAD

Estados Unidos

En medio de una sequía, California observa cómo el agua se va al mar

Fuertes tormentas han inundado partes del estado, pero no ha podido capturar miles de millones de galones de agua que fluyen sin control hacia el océano

The New York Times

viernes, 13 enero 2023 | 10:55

The New York Times

PUBLICIDAD

Los Ángeles.- Hace un siglo, Los Ángeles construyó lo que todavía se considera uno de los sistemas de control de inundaciones urbanas más sofisticados del mundo, diseñado para contener las aguas de las tormentas masivas del Pacífico como las que recientemente azotaron el estado.

Después de una serie de aguaceros durante la semana pasada que arrojaron hasta 23 centímetros de lluvia en las montañas de San Gabriel, se incautaron unos 8.400 millones de galones detrás de 14 grandes represas, aliviando las inundaciones y acumulando valiosas reservas de agua para los meses de verano más secos que se avecinan.

PUBLICIDAD

Pero en un estado que está soportando una sequía agobiante de varios años, corrientes de agua mucho más grandes, estimadas en decenas de miles de millones de galones, se han precipitado en los últimos días directamente al Océano Pacífico, un enigma devastador para un estado cuyo futuro depende de mantener cualquier gota que pueda.

La era de la construcción de grandes represas pasó hace mucho tiempo, debido en gran parte a las guerras ambientales de múltiples frentes que está librando California, y el condado ha tardado en adoptar alternativas. La mayor parte de los aproximadamente mil millones de dólares recaudados de los contribuyentes del condado de Los Ángeles durante los últimos cuatro años para almacenar más agua no se ha gastado en gran medida.

Ahora, el condado se está embarcando en un experimento radical y arriesgado para ver si puede aumentar el suministro de una manera diferente: un programa de 300 millones de dólares por año que construiría cientos de pequeños proyectos de captura de agua durante los próximos 30 a 50 años que podrían finalmente retener tanta agua como las presas de montaña.

“Es audaz lo que estamos proponiendo, y es gigantesco”, dijo Mark Pestrella, director ejecutivo de Obras Públicas del Condado de Los Ángeles.

La urgencia de la situación se ha hecho evidente con la serie de ríos atmosféricos que han causado la muerte de al menos 18 personas desde finales de diciembre. El viernes, el estado se preparaba para otra ronda de tormentas, con lluvia en el norte de California más tarde ese día y un nuevo pronóstico de lluvia en todo el estado para el sábado. Los meteorólogos también pronosticaron fuertes nevadas y fuertes ráfagas de viento en Sierra Nevada.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

close
search