Estados Unidos

En ciudad devastada por el Covid fabrican casi 400 millones de dosis y se envían a otros lugares

En Baltimore, Emergent BioSolutions está fabricando casi todas las vacunas contra el coronavirus de Johnson & Johnson y AstraZeneca

Agencias

lunes, 22 febrero 2021 | 13:29

Associated Press | Vacuna de Johnson & Johnson

Baltimore— En una ciudad golpeada por el coronavirus, una planta biomédica está produciendo suficientes dosis de vacunas para inocular a todos los residentes cientos de veces.

El medicamento que salva vidas se elabora en ampolletas de acero inoxidable y se embotella a temperaturas bajo cero, luego se carga en camiones que transportan las vacunas a cientos de millas de distancia. La mayoría nunca volverá.

En el extremo este de Baltimore, Emergent BioSolutions está fabricando casi todas las vacunas contra el coronavirus de Johnson & Johnson y AstraZeneca que aún no han sido aprobadas para la población de Estados Unidos, cientos de millones de dosis anticipadas en los próximos meses. Pero en una señal de las complejidades en una cadena de suministro global que está luchando bajo el peso de la demanda, la mayoría de esas dosis no irán a los residentes de esta ciudad, ni siquiera al estado de Maryland.

En cambio, los ingredientes activos de las vacunas creados en los reactores biomédicos de la compañía, al norte del Centro Médico Johns Hopkins Bayview, se envían a plantas en otros estados y posiblemente en otros países. Después de que las dos vacunas sean autorizadas para su uso de emergencia por la Administración de Alimentos y Medicamentos, lo que en el caso de Johnson & Johnson podría suceder a principios del próximo mes, se distribuirán en todo Estados Unidos.

Los estadounidenses han luchado por discernir la lógica detrás del tan esperado lanzamiento de la vacuna en su país. Todos los días, millones de personas navegan por Internet en busca de citas escasas y, al mismo tiempo, leen noticias sobre dosis no utilizadas y la renuencia generalizada a vacunarse.

La escasez de medicamentos que muchos esperan acabará con la pandemia ha dado lugar a intensos debates sobre la eficiencia y la equidad. Los funcionarios de salud federales, estatales, del condado y de la ciudad, sin mencionar los minoristas y las farmacias nacionales, han adoptado reglas superpuestas y, a veces, contradictorias sobre a quién vacunarán y cómo.

La planta Emergent es solo un centro en un esquema tremendamente descentralizado de producción y distribución. Sin embargo, es uno que cristaliza la extraña mezcla de esperanza y angustia que sienten los estadounidenses en un momento en el que el fin de la pandemia, si no está a la vista, es finalmente imaginable.

Esos sentimientos son agudos en Maryland, donde el impulso del gobernador republicano, Larry Hogan, para ampliar la elegibilidad para las vacunas ha acelerado las tasas de vacunación inicialmente lentas y ha avivado una feroz competencia por las dosis disponibles.

Más de 2 millones de personas en el estado, o aproximadamente un tercio de su población, ahora están calificadas para recibir aproximadamente 80 mil dosis de vacunas que Maryland recibe cada semana del gobierno federal.

Para algunos en Baltimore, la prolífica creación y rápida salida de medicinas escasas en su patio trasero es especialmente discordante.

“Las necesitamos aquí”, dijo Katreia Allen, una guardia de seguridad en un Dollar Tree cerca de la planta Emergent. "Creo que deberíamos tenerlas primero".

close
search