Elige Trump a excabildero para Interior

De ser confirmado por el Senado, Bernhardt, el subsecretario, sucedería a Ryan Zinke

Reforma
lunes, 04 febrero 2019 | 16:20
Associated Press

Washington— El presidente Donald Trump está nominando a David Bernhardt para ser Secretario del Interior, una medida que pone a un ex cabildero petrolero en el buen camino para hacerse cargo de la agencia.
De ser confirmado por el Senado, Bernhardt, el subsecretario, sucedería a Ryan Zinke al mando del Departamento del Interior, una agencia de 11 mil millones de dólares que supervisa la perforación, el pastoreo y otras actividades en terrenos públicos. Bernhardt ha sido secretario interino desde que Zinke dejó el Gobierno de Trump en enero, en medio de investigaciones federales sobre sus viajes, actividad política y posibles conflictos de interés. 

Trump anunció la nominación en twitter este lunes. La medida se hace eco de la decisión de Trump de poner a un abogado políticamente experto a cargo de la Agencia de Protección Ambiental después de la partida de su primer jefe, Scott Pruitt, plagado de escándalos.
Al igual que Zinke, se espera que Bernhardt continúe trazando un curso a favor de la energía en el Interior, ya que ha desempeñado un papel importante en la configuración de las políticas del Departamento para expandir la perforación, asegurarse de que la economía se compromenta en las decisiones sobre especies en peligro así como alterar la forma en que el gobierno analiza las consecuencias de proyectos ambientales.
Como abogado de recursos naturales, la mayor parte de la vida profesional de Bernhardt ha estado ligada al Interior, ya sea trabajando dentro de la agencia o presionando desde afuera. Después de una temporada en Brownstein Hyatt Farber Schreck LLP, Bernhardt se fue a trabajar para el antiguo Departamento de Interior del Presidente George W. Bush en 2001, y finalmente se convirtió en el principal abogado de la agencia en 2006.
Cuando el presidente Barack Obama asumió el cargo en 2009, Bernhardt regresó a su antigua empresa, donde trabajó en nombre de compañías petroleras y desarrolladores con negocios antes que su antigua agencia. La lista de clientes de Bernhardt incluía filiales de Noble Energy Inc., uno de los principales productores de petróleo del Golfo de México; Equinor ASA, la compañía noruega que busca construir un parque eólico en la costa de Nueva York; y Halliburton Co., el proveedor de servicios petroleros más grande del mundo.
A diferencia de Zinke, un ex militar que montó en un caballo a las oficinas del Departamento del Interior en su primer día en el trabajo. Por su parte, Bernhardt, de 49 años, evita los focos. Sus partidarios y críticos por igual lo describen como un abogado inteligente y trabajador que avanza sus objetivos de manera estratégica y metódica, y a menudo encuentra formas de utilizar la burocracia a su favor.
Los ambientalistas criticaron el movimiento el lunes.
"Trump, una vez más, nominó a un hack corrupto de la industria para liderar una agencia federal crítica", dijo Nicole Ghio, gerente principal del programa de combustibles fósiles para Amigos de la Tierra. "En lugar de otro títere para los contaminadores corporativos, los estadounidenses quieren líderes reales que protejan nuestras tierras públicas, recursos naturales y patrimonio cultural".
Una de las principales prioridades de Bernhardt en el Interior ha sido la remodelación de la forma en que los Estados Unidos protegen a los animales vulnerables bajo la Ley de Especies en Peligro de Extinción. Los conservacionistas criticaron una propuesta de Trump defendida por Bernhardt para permitir que las consideraciones económicas influyan en las decisiones de protección de la vida silvestre según la ley. Pero Bernhardt ha defendido el enfoque, argumentando que el Gobierno a menudo ha buscado protecciones sin tener en cuenta el costo potencial para los terratenientes y las empresas.
Bernhardt estaría en la primera línea de la agenda de dominio de la energía de Trump. El Departamento del Interior está sopesando los planes para expandir la venta de arrendamientos de petróleo y gas costa afuera en aguas de los Estados Unidos y, bajo Trump, también ha buscado impulsar el desarrollo energético en terrenos públicos. El departamento se está preparando para vender los derechos de perforación en una porción de 1.6 millones de acres del Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico, como lo exige una ley aprobada por el Congreso en 2017.
Las agencias del Departamento del Interior también desempeñan un papel principal al interactuar con las tribus nativas americanas, emitir derechos para el pastoreo en tierras públicas y considerar si los animales deben protegerse bajo la Ley de Especies en Peligro de Extinción.