Estados Unidos

El punto débil de un auge económico que se avecina: millones se lo perderán

La Reserva Federal insiste en que los estadounidenses no deben preocuparse por el riesgo de una inflación desbocada

Associated Press / Reserva Federal de Estados Unidos, en Washington

Agencias

martes, 30 marzo 2021 | 12:03

Washington— Una de las principales razones por las que la Reserva Federal insiste en que los estadounidenses no deben preocuparse por el riesgo de una inflación desbocada se reduce a una carta que Alexia Figueroa recibió del hotel en el que trabajó durante 15 años, publicó The Washington Post.

Figueroa fue despedida de su trabajo como anfitriona de un restaurante y mesera en el hotel Kimpton Nine Zero, en Boston en marzo pasado, y desde entonces ha esperado a que le regresen la llamada. El trabajo ayudó a su familia a comprar una casa y proporcionó seguro médico para sus dos hijos.

Luego, la semana pasada, Figueroa se enteró de que ella y decenas de personas más habían sido despedidas.

"Parece que la recuperación llegará pronto, pero cuando me enviaron la carta diciendo que no tenía el trabajo, es como si me estuvieran alejando de la recuperación", dijo Figueroa, de 39 años. "Encontrar otro trabajo de hostelería es difícil para mí en este momento".

Según muchas fuentes, se prevé que la economía crezca a su ritmo más rápido en cuatro décadas este año, impulsada por el paquete de estímulo de 1.9 billones de dólares del presidente Biden y vacunaciones más generalizadas. El panorama más optimista tiene a los economistas debatiendo si un cambio tan enérgico sobrecalentará la economía y desencadenará ciclos de inflación que no se habían visto en décadas.

La Reserva Federal no está preocupada. Su explicación generalmente incluye debates académicos sobre qué constituye la inflación o cuál es el vínculo matemático entre el desempleo y los precios.

Pero la respuesta esta vez también es mucho más simple: a pesar de los números de los titulares, la economía todavía está en mal estado para millones de estadounidenses. Y para muchos trabajadores como Figueroa, es posible que los trabajos no regresen incluso si la economía vuelve a crecer.

La sombría realidad se está enfocando más claramente a medida que la administración de Biden se prepara para revelar un paquete de infraestructura y empleos de al menos 3 billones de dólares este miércoles, uno que está diseñado para enfrentar el cambio climático global y reconstruir las carreteras, puentes y otras infraestructuras de Estados Unidos. El paquete podría brindar apoyo adicional a la economía en los próximos años, pero hay desafíos más inminentes, especialmente a medida que aumentan nuevamente los casos de coronavirus en Estados Unidos.

Mientras tanto, las cicatrices de la pandemia están lejos de curarse.

El sector del ocio y la hospitalidad, que emplea principalmente a personas no blancas y mujeres, ha perdido casi 3.5 millones de puestos de trabajo, o aproximadamente el 20 por ciento de su nivel prepandémico. Los trabajadores que habían estado en el 25 por ciento inferior de los asalariados enfrentaron una tasa de desempleo de alrededor del 22 por ciento en febrero, en comparación con la tasa general del 6.2 por ciento, según un discurso pronunciado la semana pasada por el gobernador de la Reserva Federal, Lael Brainard.

Los economistas dicen que muchos de los 9.5 millones de empleos que aún faltan en el mercado laboral regresarán gradualmente. Pero no está claro cuánto tiempo llevará y qué trabajos desaparecerán para siempre mientras tanto. Las empresas buscan cada vez más la tecnología y la automatización para reducir el costo de la mano de obra, lo que agrava los riesgos de desempleo a largo plazo para algunos de los trabajadores más vulnerables del país.

El panorama sombrío muestra el lado más oscuro del plan de la Reserva Federal de mantener las tasas de interés cercanas a cero durante bastante tiempo. Históricamente, la Reserva Federal subió las tasas y desaceleró la economía para evitar que la inflación subiera demasiado, incluso a costa de un mayor desempleo.

Ahora la Reserva Federal se rige por un nuevo libro de jugadas, uno que tolera una inflación más alta si eso significa que más personas pueden conseguir un trabajo.

Pero si todo ese crecimiento deja atrás a personas como Figueroa, el camino de la Reserva Federal para lograr que tantas personas vuelvan a trabajar como sea posible será aún más difícil de forjar.