El otro abogado personal de Trump: cerca de la derecha, pero lejos de Giuliani

Jay Sekulow es un asesor presidencial telegénico de confianza con más experiencia en casos de libertad religiosa que en batallas de juicio político

The New York Times
domingo, 01 diciembre 2019 | 22:32
|

Washington— Jay Sekulow es un verdadero abogado e interpreta a uno en la televisión. Sekulow, coordinador del equipo legal personal del presidente Trump, no tiene una oficina en la Casa Blanca. 

Él es mejor conocido como un prodigioso recaudador de fondos en la televisión evangélica y un litigante por el derecho cristiano, no por manejar procesamientos penales o disputas de poder ejecutivo. 

En el 2016, Sekulow dijo que votó por Hillary Clinton, según personas cercanas a él.

Sin embargo, con el Comité Judicial de la Cámara programado para comenzar las audiencias de juicio político el miércoles y Trump enredado en batallas legales en otros frentes —como sus declaraciones de impuestos, reclamos de inmunidad de enjuiciamiento y elementos de sus políticas de inmigración y atención médica— Sekulow ha emergido como uno de los asesores y defensores leales más confiables de Trump en los medios de comunicación.

Operando bajo el nombre de Grupo de Defensa y Litigios Constitucionales desde un espacio de trabajo conjunto en un edificio de oficinas de la Avenida Pennsylvania, Sekulow, de 63 años, coordina los esfuerzos de ocho abogados externos alistados para ayudar a Trump. 

Está en contacto regular con el abogado de la Casa Blanca, Pat A. Cipollone, y habla con frecuencia con el presidente.Una larga lista de abogados han entrado y salido tumultuosamente de la órbita de Trump en los últimos tres años: Donald F. McGahn II, su primer abogado de la Casa Blanca; Ty Cobb y John M. Dowd, quienes lo representaron en las primeras etapas de la investigación del fiscal especial; y Emmet T. Flood, quien guió a Trump a través de la conclusión del informe Mueller. 

Luego está Rudolph W. Giuliani, como Sekulow, un abogado personal de Trump, cuya agresiva búsqueda de información perjudicial política en Ucrania lo puso bajo investigación federal, lo cual arrastró al presidente hacia una investigación de juicio político.