Estados Unidos

El desafío de Biden: poner fin a la crisis del Covid rápido

El optimismo económico está aumentando a medida que aumenta el ritmo de las vacunaciones

Associated Press / Un hombre recibe la vacuna contra Covid

The New York Times

lunes, 22 marzo 2021 | 16:41

Nueva York— La administración de Biden, con cientos de miles de millones de dólares para poner fin a la crisis de Covid-19, ha establecido puntos de referencia agresivos para determinar si la economía se ha recuperado por completo, incluido el regreso a un desempleo históricamente bajo y ayudar a más de un millón de mujeres afroamericanas e hispanas a regresar a trabajar dentro de un año.

Pero restaurar la actividad económica, que fue fundamentalmente el motivo del lanzamiento del paquete de estímulo de Biden de 1.9 billones de dólares, enfrenta desafíos logísticos y epidemiológicos como ninguna recuperación anterior. Se están extendiendo nuevas variantes del virus. Las cadenas de suministro están retrasando la distribución de pruebas rápidas de coronavirus, que podrían ser fundamentales para reabrir de forma segura escuelas, lugares de trabajo, restaurantes, teatros y salas de conciertos.

Luego, hay dudas sobre si el dinero puede llegar a las escuelas y los proveedores de cuidado infantil con la suficiente rapidez como para marcar la diferencia para los padres que se vieron obligados a dejar sus trabajos para cuidar a sus hijos.

El optimismo económico está aumentando a medida que aumenta el ritmo de las vacunaciones. El desempleo ya ha caído desde su pico pandémico del 14.8 por ciento en abril pasado al 6.2 por ciento en febrero. Los funcionarios de la Reserva Federal ahora esperan que la tasa de desempleo caiga por debajo del 4 por ciento para el próximo año y que la economía crezca más rápido este año que en cualquier otro año desde la administración de Reagan.

Pero persisten los riesgos. Para que la economía se recupere por completo, los estadounidenses deben sentirse seguros de regresar a las compras, los viajes, el entretenimiento y el trabajo. No importa cuánto efectivo inyecte la administración en la economía, la recuperación podría estancarse por la aparición de nuevas variantes, la renuencia de algunos estadounidenses a vacunarse y, en las próximas semanas, el cumplimiento irregular de las pautas de distanciamiento social y otras medidas de salud pública.