Estados Unidos

Donald Trump y su equipo: entre la negación y la resignación

Los asesores del mandatario no creen que el presidente intente impedir de alguna manera que Biden asuma el cargo

The New York Times

The New York Times

sábado, 07 noviembre 2020 | 19:37

Washington— El sábado por la mañana, la caravana del presidente Donald Trump acababa de llegar al Trump National Golf Club en los suburbios de Virginia cuando los medios de comunicación finalizaron sus días de espera y declararon que había perdido la presidencia ante Joseph R. Biden Jr. 

Los asesores llamaron a Trump para decirle que sus predicciones durante los últimos días se habían materializado: todos los medios de comunicación importantes declaraban que Biden era el ganador. Pero el presidente —quien una hora antes había publicado en Twitter el mensaje: “¡GANÉ ESTA ELECCIÓN, POR MUCHO!”— no se sorprendió, aseguraron. Y no cambió sus planes de avanzar con las impugnaciones legales a los resultados electorales —que varios de sus propios asesores le advirtieron eran, en el mejor de los casos, posibilidades lejanas— ni de ir jugar al golf.

“El hecho es que esta elección está lejos de terminar”, dijo el presidente. “A partir del lunes, nuestro equipo comenzará a procesar nuestro caso en la corte para garantizar que las leyes electorales se cumplan plenamente y que el ganador legítimo esté en el cargo”.

Los asesores de Trump dijeron que el presidente se ha negado a reconocer su derrota, manteniendo su acusación infundada de que los demócratas se robaron las elecciones.

Pero no creen que el presidente intente impedir de alguna manera que Biden asuma el cargo. Aseguraron que si no ha pronunciado un discurso formal de concesión para cuando deje la presidencia, la presión de convencerlo de que debe aceptar lo inevitable y hacerle saber al pueblo estadounidense que acepta su decisión recaerá en sus aliados republicanos, familiares y amigos.

Incluso algunos de los asesores que llevan más tiempo con Trump, como el exgobernador de Nueva Jersey Chris Christie, han dicho públicamente que necesitaba tener pruebas concretas para hacer las afirmaciones que ha estado haciendo sobre las elecciones.

“Todo lo que hacen este tipo de afirmaciones es enardecer el ánimo sin informar. Y no podemos permitir el enfurecimiento sin información”, dijo Christie en ABC News el jueves por la noche.

Ahora que Biden ha sido declarado ganador, los asesores de la Casa Blanca deben enfrentar la realidad de que, durante los próximos dos meses y medio, Trump será un presidente con los días contados.

Desde la madrugada del miércoles, cuando Trump declaró de manera airada que las elecciones eran un “fraude”, ha dividido su tiempo entre la Oficina Oval y la residencia presidencial, mirando la cobertura televisiva y rumiando.

Por teléfono y en la Casa Blanca, el presidente ha hablado, además de con sus hijos, con un grupo de asesores, entre ellos la exconsejera de la Casa Blanca Kellyanne Conway, su director de campaña, Bill Stepien, su subdirector de campaña, Justin Clark, su asesora Hope Hicks y la presidenta del Comité Nacional Republicano, Ronna McDaniel.