Estados Unidos

¿Dominante actuación de Warren en debate podría reavivar su campaña?

Su fuerte desempeño la ayudó a recaudar 2.8 millones de dólares para el final de la noche

Associated Press

The New York Times

jueves, 20 febrero 2020 | 13:51

Las Vegas.- La senadora Elizabeth Warren estaba lista para el combate.

La primera pregunta del debate demócrata fue para el senador Bernie Sanders, y fue sobre Michael R. Bloomberg, el multimillonario y exalcalde de Nueva York. Cuando Sanders concluyó su respuesta de un minuto, Warren intentó intervenir.

“Entonces, me gustaría...”, Warren comenzó a hablar.

Pero los moderadores viraron su atención hacia otra parte. Al poco tiempo le dieron la palabra. Ella estaba lista.

“Me gustaría hablar sobre contra quién estamos contendiendo”, comenzó, “un multimillonario que llama a las mujeres ‘gordas’ y ‘lesbianas con cara de caballo’. Y no, no estoy hablando de Donald Trump. Estoy hablando del alcalde Bloomberg”.

Y con eso, la excampeona en debates de la preparatoria —sus habilidades aún están inmortalizadas en un gabinete de trofeos de vidrio en su antigua preparatoria en la ciudad de Oklahoma— dio inicio a su más contundente actuación de la contienda presidencial para el 2020, y quizás inyectó nueva vida a su estancada campaña, faltando solo un par de días para las asambleas Nevada. Warren asó las siguientes dos horas principalmente al asecho de Bloomberg, pero también arremetió contra sus otros rivales con un nuevo propósito y urgencia —haciendo que recordáramos la versión de Warren que algunos de sus aliados han querido ver durante meses.

Si bien las líneas de apertura de Warren habían sido cuidadosamente ensayadas, el enfrentamiento más intenso de la noche fue improvisado, según sus asistentes. Warren presionó a Bloomberg sobre los acuerdos de confidencialidad que ex empleadas de sus compañías habían firmado, para que los votantes pudieran saber “a lo que nos enfrentamos”, poniendo nervioso al ex alcalde, quien quizás pasaba uno de sus peores momentos en un escenario.

Al final de la noche, la apuesta aparentemente había valido la pena. Ella había recaudado 2.8 millones de dólares, no solo rompiendo su récord principal de recaudación de fondos de todo el 2019. Incluso los asesores de los rivales de Warren tuvieron que reconocer su éxito. “Un buen desempeño”, dijo Jeff Weaver, uno de los principales asesores de Sanders. “Bien por ella”.

La pregunta ahora es si no es demasiado tarde para la campaña de Warren en Nevada, donde la votación anticipada había terminado un día antes con 75 mil votos ya emitidos, y para Warren en general. Su candidatura se ha estancado, con decepcionantes resultados de tercer y cuarto lugar en Iowa y New Hampshire, respectivamente.

Algunos de sus aliados se jactaron el miércoles después del debate, diciendo que Warren rescató la magia que la ayudó el año pasado a convertirse en una candidata de la más alta categoría en la primaria.

Sin embargo, la campaña de Sanders también anunció grandes totales de recaudación de fondos después del debate, una señal de que Warren todavía tiene que lidiar con rivales progresivos y moderados que han exprimido su base de seguidores.Los bemoles de Warren en los estados de votación temprana también han hecho que su camino hacia la nominación sea menos claro. Sanders lidera la mayoría de las encuestas en Nevada, Biden lidera en Carolina del Sur, el próximo estado de votación anticipada, y la extensa red sustituta de activistas afroamericanos e hispanos de Warren aún no se ha traducido en un importante apoyo comunitario.