Estados Unidos

Dispara helada en Texas escasez global de plástico

Provocó el cierre de plantas químicas que están interrumpiendo las cadenas de suministro globales

Agencia Reforma

miércoles, 17 marzo 2021 | 11:46

Nueva York— La ola gélida que desencadenó apagones masivos en Texas en febrero provocó el cierre de plantas químicas que están interrumpiendo las cadenas de suministro globales, provocando una escasez de las materias primas necesarias para todo, desde protectores faciales médicos hasta teléfonos inteligentes, destacó The Wall Street Journal.

El diario dijo que los cortes de energía paralizaron el complejo petroquímico más grande del mundo, lo que obligó a cerrar más plantas en la región del Golfo de México que las efectuadas durante el huracán Harvey en 2017. Un mes después, muchas permanecen fuera, y los analistas dijeron que podrían pasar meses más antes de que todas estén completamente de vuelta.

Los precios del polietileno, polipropileno y otros compuestos químicos utilizados para fabricar autopartes, computadoras y una amplia gama de productos plásticos han alcanzado sus niveles más altos en años en Estados Unidos a medida que los suministros se reducen, señaló la publicación.

Por ejemplo, los precios del cloruro de polivinilo, o PVC, se han más que duplicado desde el verano pasado, según S&P Global Platts.

Se espera que eso resulte en aumentos de costos y retrasos para los fabricantes de automóviles, constructores de viviendas e innumerables otras empresas, con impactos que finalmente sentirán los consumidores, según empresas y analistas.

La escasez es parte de un precio económico creciente de una tormenta que eliminó un tercio de la producción de gas natural en Texas y obligó a algunos fabricantes de chips a reducir la producción, exacerbando la escasez de semiconductores.

Honda Motor Co. dijo que detendrá la producción en la mayoría de sus fábricas de automóviles de Estados Unidos y Canadá la próxima semana, citando problemas de la cadena de suministro, incluidas las consecuencias de las tormentas invernales de Estados Unidos.

Toyota Motor Corp. señaló que recientemente se le informó que la escasez de petroquímicos afectará la producción en sus plantas de automóviles.

El fabricante de pinturas PPG Industries Inc. indicó que varios de sus proveedores se han visto afectados por los problemas en Texas.

Container Store Group Inc. advirtió que la escasez podría influir en los márgenes de beneficio en el minorista de almacenamiento y estanterías.

Las secuelas de la congelación de Texas se suman a los problemas que enfrenta una cadena de suministro global que se ha visto gravemente afectada por la pandemia Covid-19 y ha tenido problemas para satisfacer la demanda durante el año pasado.

El Journal destacó que cuando la tormenta se desarrolló en febrero y cerró la generación eléctrica, se ordenó a las plantas petroquímicas que cortaran la energía mientras los reguladores de Texas intentaban preservar la carga restante de la red.

Se produjo un cierre rápido y no planificado de algunas de las plantas de fabricación más grandes del país en un lapso de horas. En el pico de los cierres forzosos, se cerró el 75 por ciento de la capacidad de polietileno, el 62 por ciento de la capacidad de polipropileno y el 57 por ciento de PVC, según S&P Global Platts.

A medida que las plantas se reinician lentamente, los inventarios tardarán meses en recuperarse, y es probable que los precios solo vuelvan a niveles normales en junio, dijo Joel Morales, analista de IHS Markit.