Estados Unidos

Detrás de la Ley de Aborto de Texas hay un abogado conservador y perseverante

La decisión del tribunal no abordó la constitucionalidad de la ley y, sin duda, la legislación enfrentará desafíos más importantes

The New York Times

domingo, 12 septiembre 2021 | 15:47

The New York Times

Jonathan F. Mitchell se sintió cada vez más consternado al leer la decisión de la Corte Suprema en junio de 2016 de derogar partes importantes de un proyecto de ley antiaborto de Texas que él había ayudado a redactar.

El tribunal no solo había desmantelado la legislación, en la que Mitchell había trabajado en silencio unos años antes como el principal abogado de la corte de apelaciones del gobierno del estado de Texas, sino que también había denunciado su intento de estructurar la ley de una manera que impidiera a los tribunales judiciales una acción para bloquearlo, esencialmente diciendo: buen intento.

"Rechazamos la invitación de Texas de allanar el camino para que las legislaturas inmunicen sus estatutos" de una revisión general de su constitucionalidad, escribió el juez Stephen G. Breyer en la opinión de la mayoría.

Para Mitchell, un exsecretario del juez Antonin Scalia, la decisión fue una reprimenda punzante, y prometió que, si alguna vez tenía la oportunidad de ayudar a desarrollar otra ley antiaborto, se aseguraría de que sobreviviera en la Corte Suprema.

El mes pasado tuvo su oportunidad. Con su equilibrio ideológico reformulado por el presidente Donald J. Trump, el tribunal se abstuvo de bloquear una nueva ley en Texas que casi prohíbe el aborto, un posible punto de inflexión en la larga lucha por el procedimiento. Y fue el profundamente religioso señor Mitchell, un relativo desconocido fuera de Texas en el movimiento anti-aborto y el sistema legal conservador, quien fue la fuerza conceptual detrás de la legislación.

La decisión del tribunal no abordó la constitucionalidad de la ley y, sin duda, la legislación enfrentará desafíos más importantes. Pero ya, la audaz estructura legislativa que había concebido Mitchell, construida alrededor de la delegación de ciudadanos comunes para hacerla cumplir en lugar del estado, ha desconcertado a los tribunales inferiores y ha hecho que la administración Biden y otros partidarios del derecho al aborto luchen por encontrar una forma de detenerlo.

"Jonathan podría haberse rendido, pero en cambio lo galvanizó y lo llevó directamente a los conceptos más radicales que vemos" en la nueva ley de Texas, dijo Adam Mortara, un activista legal conservador que es uno de los amigos más cercanos de Mitchell.

Mitchell representa una nueva iteración de la campaña contra el aborto. En lugar de concentrarse en llenar los tribunales con jueces antiaborto, tratar de cambiar la opinión pública o aprobar proyectos de ley en las legislaturas estatales, Mitchell ha pasado los últimos siete años perfeccionando una estrategia fuera del radar, deliberadamente diseñada para hacer que sea mucho más difícil para el sistema judicial, en particular la Corte Suprema, frustrarla.

Cómo lo logró es una historia que da vida a la persistencia del movimiento contra el aborto y su voluntad de adoptar enfoques no convencionales basados más en el proceso que en los principios morales. 

close
search