Estados Unidos

Dentro de la guerra publicitaria más grande del 2020 contra Trump

La campaña presidencial de Michael Bloomberg quiere inundar a los votantes con ataques hacia el mandatario

The New York Times

The New York Times

domingo, 29 diciembre 2019 | 19:07

Washington— Hillary Clinton lo intentó. Lo mismo hicieron 16 republicanos rivales. Y después de que se gastaron cientos de millones de dólares en anuncios que atacaban a Donald Trump en el 2016, los resultados fueron los mismos: nunca hicieron mucho daño.

Ahora Michael R. Bloomberg lo intentará —a su manera— gastando millones cada semana en un ataque publicitario en línea que toma como guía encuestas y datos que él y sus asesores creen que proporcionan una visión única de las vulnerabilidades del presidente.

La iniciativa, la cual está dirigida a siete estados indecisos donde las encuestas muestran que Trump probablemente sea competitivo en noviembre, es solo una pieza de una campaña publicitaria que no tiene rival en alcance y escala. Solo en Facebook y Google, donde Bloomberg está más enfocado en atacar al presidente, el candidato ya ha gastado 18 millones de dólares en anuncios durante el último mes, según Acronym, una compañía de mensajería digital que trabaja con los demócratas.

Eso está por encima de los 128 millones de dólares que la campaña de Bloomberg ha gastado en anuncios de televisión, según Advertising Analytics, una compañía independiente, la cual pronostica que es muy probable que Bloomberg gaste entre 300 y 400 millones de dólares en publicidad en todos los medios antes de las primarias del Súper martes a principios de marzo.

Con semejantes cantidades Bloomberg eclipsa los presupuestos publicitarios de sus rivales, y está gastando a un ritmo más rápido que las campañas presidenciales anteriores. Bloomberg también está gastando más que la campaña de Trump cada semana para llegar a los votantes en línea. Y si el estimado de 400 millones de dólares se mantiene, sería aproximadamente lo mismo que la campaña del presidente Barack Obama gastó en publicidad en el transcurso de las elecciones generales en el 2012.