Estados Unidos

Deja Barr un legado definido por Trump

El fiscal general mostró destellos de autonomía al final de su período

The New York Times

The New York Times

lunes, 28 diciembre 2020 | 19:19

Washington.- Casi inmediatamente después que contradijo las afirmaciones sin fundamento del presidente Trump de que hubo un fraude electoral generalizado, a principios de diciembre, el tiempo que duró el procurador general William P. Barr dirigiendo el Departamento de Justicia llegó a su fin.

El presidente y sus aliados atacaron a Barr tanto en público como en privado, dejando en claro que debería retractarse de su afirmación o pasar las últimas semanas de la administración menospreciado y posiblemente despedido de una manera humillante.

Barr se puso a trabajar en un plan de salida para salvar su reputación, de acuerdo a personas que tuvieron conocimiento de sus esfuerzos. Él y sus aliados empezaron a canalizar las comunicaciones con la Casa Blanca para mejorar sus posibilidades de tener una salida amigable y pasó el fin de semana escribiendo una carta que anunciaría su partida aunque tratando de preservar su relación con el presidente.

Su esfuerzo tuvo éxito ya que le permitió a Barr salir mayormente en sus términos. Trump elogió a Barr al anunciar su salida y el procurador general le regresó el favor, ocultando el hecho de que fue despedido.

La orquestada despedida fue un reflejo de la manera en que Barr encabezó el Departamento de Justicia para un presidente que lo consideró como algo hostil para él.

El período de Barr fue mayormente definido por la percepción de que dejó a un lado la independencia del Departamento para favorecer los intereses políticos y personales del presidente, socavando su propia investigación sobre Rusia y la campaña de Trump y por tratar de solucionar los problemas de la campaña, incluyendo incrementar los temores de un fraude electoral.

Aunque Barr también mostró destellos de autonomía al final de su período: el haberse retractado sobre la versión del fraude electoral provocó el rompimiento con el presidente. También dijo que no había necesidad de que un fiscal especial investigara a Hunter Biden, el hijo del presidente electo, mientras Trump clamaba por eso.