Estados Unidos

Critican a Trump por recortes de salud

El Gobierno argumenta que el presupuesto hace un mejor uso al reducir los costos de los medicamentos recetados

Reforma
miércoles, 13 marzo 2019 | 10:39
Reforma

Washington— Los demócratas están acusando al Presidente Donald Trump de claudicar en su promesa de campaña de proteger a Medicare después de que introdujo un presupuesto para 2020 que exige grandes recortes en los pagos de Medicare a los hospitales.
El presupuesto representa las ambiciones republicanas de larga data para acabar con el Medicare, dijo el martes la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.
"Después de explotar el déficit con su estafa fiscal del Partido Republicano para los ricos, el Presidente Trump está una vez más intentando saquear Medicare, Medicaid y la atención médica de las personas mayores y las familias en todo Estados Unidos'', dijo Pelosi en un comunicado.
El Gobierno argumenta que el presupuesto hace un mejor uso del dinero de los contribuyentes y ayuda a reducir los gastos de Medicare al reducir los costos de los medicamentos recetados.
"Sobre Medicare, en realidad lo estamos poniendo en pie", dijo el secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, a los legisladores de la Cámara de Representantes el martes en una audiencia de presupuesto.
Como se describe en los documentos de la Casa Blanca, el presupuesto requiere 845 mil millones de dólares en total, o brutas, de reducción de gastos a Medicare durante 10 años, principalmente al reducir los pagos futuros a los hospitales y otros proveedores de servicios.
Sin embargo, esa sorprendente figura parece implicar una cierta prestidigitación presupuestaria. El Comité no partidista para un presupuesto federal responsable encontró ahorros reales de 515 mil millones o 575 mil millones de dólares, dependiendo de cómo se calculen esos ahorros.
Medicare ahora cuesta alrededor de 650 mil millones de dólares al año, y se espera que aumente considerablemente a medida que la generación del baby boom se jubile. Los funcionarios de la Administración dicen que sus propuestas mantendrían los aumentos de gastos más manejables.
"No está recortando a Medicare en este presupuesto'', afirmó el director de presupuesto en funciones de la Casa Blanca, Russell Vought. "El gasto en Medicare aumentará cada año en márgenes saludables, y no hay cambios estructurales para los beneficiarios de Medicare".
Los recortes de Medicare tienen poco apoyo público y el paquete de Trump parece tener pocas posibilidades en un Congreso dividido. Los republicanos del Senado ni siquiera mencionaron el tema en su conferencia de prensa semanal.
El jefe de una importante asociación de hospitales rechazó con fuerza en un blog diciendo que los recortes arbitrarios y directos a Medicare tendrían un impacto devastador en la atención de las personas mayores.
"Los hospitales son cada vez menos capaces de cubrir el costo de la atención para los pacientes de Medicare; no es el momento de destruir Medicare'', dijo Chip Kahn, de la Federación de Hospitales Americanos.
Como candidato a principios de la campaña presidencial de 2016, Trump se presentó como un tipo diferente de republicano.
"Todos los republicanos quieren destruir el Seguro Social, quieren hacerlo con Medicare, quieren hacerlo con Medicaid'', dijo Trump en un evento de 2015 en New Hampshire. "Y no podemos hacer eso. Y no es justo para las personas que han estado pagando durante años y ahora, de repente, quieren recortar ''.
Pero su plan de revocar y reemplazar "Obamacare" implicó importantes recortes de Medicaid. Habría limitado el gasto federal en todo el programa y dejado sin seguro a millones de personas. Al final no pudo pasar incluso en un Congreso controlado por los republicanos. El último presupuesto de Trump esencialmente repite su propuesta anterior de eliminar la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio y limitar los gastos de Medicaid.
Interrogado en la audiencia de presupuesto por el representante G.K. Butterfield, el Secretario de Salud, Alex Azar, reconoció que la Administración no puede forzar los límites de gasto de Medicaid en los estados, y el Congreso tendría que aprobar tales cambios radicales.
El paquete propuesto de Medicare también requeriría que los legisladores firmen. Es común que las administraciones de ambos partidos políticos pidan recortes en los pagos de Medicare a los hospitales. Debido a que el programa es tan grande, incluso una reducción de un dígito en términos de porcentaje puede sumar cientos de miles de millones de dólares a lo largo del tiempo.
Tricia Neuman, de la fundación no partidista Kaiser Family Foundation, dijo que los recortes de Medicare en el presupuesto de este año son mayores a los que Trump propuso el año pasado.
"Es probable que los proveedores digan que los recortes propuestos pueden dañar la atención al paciente, especialmente si creen que existe alguna posibilidad de que el Congreso los adopte", dijo Neuman. "La verdad es que es difícil predecir cuál sería realmente el impacto''.
Entre los objetivos del recorte en el presupuesto están los pagos federales para reembolsar a los hospitales por la atención no compensada, las tarifas por los servicios prestados en los departamentos para pacientes ambulatorios y el financiamiento federal para la educación médica de posgrado. Exentos de los recortes están los planes privados de Medicare Advantage favorecidos por los republicanos.
El estratega republicano David Kochel, asesor de Jeb Bush en 2016, dijo que había poca evidencia de que los votantes de Trump lo abandonaran por la propuesta de Medicare.
"No es que se le haya responsabilizado por las cosas que dijo sobre la campaña con su propia base'', dijo Kochel, señalando de paso que México no está pagando por el muro fronterizo de Trump.
Los defensores de los beneficiarios de Medicare tuvieron una reacción medida.
Una declaración de AARP, una organización dedicada a la atención de adultos mayores, reflejó una mezcla de elogio y preocupación.
"Nos alegra que el presupuesto del presidente Trump continúe resaltando la necesidad de abordar los precios de los medicamentos recetados", dijo el grupo. "Pero también nos preocupan los recortes propuestos a los programas que son importantes para las personas mayores ''.
El Centro de Derechos de Medicare dijo que es difícil imaginar una situación en la que estos cambios no afecten profundamente las vidas de las personas que dependen del programa.