Estados Unidos

Crece malestar entre abogados de Trump por juicios electorales

Les preocupa presentar argumentos que carecen de evidencia y que puedan ayudar al presidente a socavar la integridad de las elecciones

The New York Times

The New York Times

martes, 10 noviembre 2020 | 10:12

Como muchos grandes bufetes de abogados, Jones Day, cuyas raíces se remontan a Cleveland a fines del siglo XIX, se enorgullece de representar a clientes controvertidos.

Los cuales incluyen a Big Tobacco, la familia Bin Laden, incluso el odiado dueño del equipo de fútbol americano de los Cafés de Cleveland, cuando trasladó la franquicia a Baltimore.

Ahora Jones Day es la firma más destacada que representa al presidente Trump y al Partido Republicano mientras se preparan para librar una guerra legal desafiando los resultados de las elecciones. El trabajo está intensificando las preocupaciones dentro de la firma sobre la conveniencia y la sabiduría de trabajar para Trump, según los abogados de la firma.

Hacer negocios con Trump, con su historial de retórica incendiaria, demandas sin mérito y negativa a pagar lo que debe, ha provocado durante mucho tiempo acidez de estómago entre abogados, contratistas, proveedores y prestamistas. Pero las preocupaciones están adquiriendo una nueva urgencia a medida que el presidente busca generar dudas sobre los resultados de las elecciones.

A algunos abogados de Jones Day, uno de los bufetes de abogados más grandes del país, les preocupa que esté presentando argumentos que carecen de evidencia y que puedan estar ayudando a Trump y sus aliados a socavar la integridad de las elecciones estadounidenses, según entrevistas con nueve socios y asociados, que hablaron bajo condición de anonimato para proteger sus trabajos.

En otra gran firma, Porter Wright Morris & Arthur, con sede en Columbus, Ohio, los abogados han celebrado reuniones internas para expresar preocupaciones similares sobre el trabajo electoral de su firma para Trump y el Partido Republicano, según personas de la firma. Al menos un abogado renunció en protesta.

Las dos empresas ya han presentado al menos cuatro demandas que impugnan aspectos de las elecciones en Pensilvania. Los casos están pendientes.

La última salva se produjo ayer por la noche, cuando la campaña de Trump presentó una demanda en un tribunal federal de Pensilvania contra el secretario de estado de Pensilvania y varias juntas electorales del condado. La demanda, presentada por abogados de Porter Wright, alegaba que había "irregularidades" en la votación en todo el estado.