PUBLICIDAD

Estados Unidos

Control del Senado se reduce a unas pocas contiendas; Nevada es una de ellas

Se espera que la mayoría de los votos restantes provengan de boletas electorales por correo y boletas provisionales de tendencia demócrata

The New York Times

miércoles, 09 noviembre 2022 | 12:12

Associated Press

PUBLICIDAD

Washington.- El duelo en Nevada entre la senadora Catherine Cortez Masto, una de las titulares más vulnerables del Partido Demócrata, y Adam Laxalt, un republicano que ayudó a encabezar el esfuerzo del expresidente Donald J. Trump para anular los resultados de las elecciones estatales de 2020, es la contienda política más cara en la historia del estado, por una buena razón.

El resultado de la contienda, donde los candidatos han construido sus campañas sobre narrativas más amplias sobre el estado de la economía y la amenaza al acceso al aborto, puede inclinar el control del Senado.

PUBLICIDAD

A principios de la tarde del miércoles, Laxalt aventajaba a Cortez Masto, la primera senadora latina del país, por 2.7 puntos porcentuales con el 75 por ciento de los votos escrutados. Pero se espera que la mayoría de los votos restantes provengan de boletas electorales por correo y boletas provisionales de tendencia demócrata, incluso de los que se registraron el mismo día.

La contienda en Nevada ha encarnado las sólidas esperanzas de los republicanos de recuperar la mayoría en el Senado y la lucha de los demócratas para preservar los vestigios de un gigante del partido forjado allí por el difunto Harry M. Reid, quien pasó 30 años en el Senado antes de retirarse en 2017.

Esa maquinaria política se basó durante mucho tiempo en la demografía favorable para mantener su impulso, pero la recesión económica ha planteado un gran desafío. Laxalt aprovechó el tema y culpó a los demócratas y al presidente Biden por las sombrías perspectivas financieras. Apenas el fin de semana pasado, Laxalt condenó a Biden por la tasa de inflación del 15 por ciento del estado, al tiempo que señaló que Biden no había visitado Nevada para hacer campaña.

Dado que los problemas de los demócratas en Nevada reflejan los de todo el país, Cortez Masto, ella misma protegida de Reid, centró su campaña en el derecho al aborto luego del fallo de la Corte Suprema que anuló la Roe v. Wade.

Nevada permite el aborto hasta las 24 semanas, y luego en los casos en que la salud de la madre esté en riesgo. Laxalt ha dicho que apoyaría la prohibición de los abortos en el estado después de las 13 semanas, o el primer trimestre, y durante un desayuno con pastores lo sorprendieron diciendo que la “Roe v. Wade siempre fue una broma”.

Durante años, incluso con los demócratas representando una minoría entre los votantes registrados, Nevada mantuvo su estatus de estado demócrata. Sus posibilidades de conservar esa distinción dependen, en parte, de la participación de los votantes hispanos y de clase trabajadora, votantes en los que los demócratas han confiado durante mucho tiempo y a quienes los republicanos han cortejado febrilmente.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

close
search