PUBLICIDAD

Estados Unidos

Contagio de Biden recuerda a estadounidenses que la pandemia no ha terminado

Por tercer verano consecutivo, el Covid está aumentando, ya que la subvariante dominante BA.5 de Ómicron se propaga rápidamente

The New York Times

viernes, 22 julio 2022 | 08:05

The New York Times

PUBLICIDAD

Washington.- La infección por coronavirus del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, es un recordatorio de que, por mucho que los estadounidenses quieran dejar atrás la pandemia, tal vez ninguno más que el propio Biden, el coronavirus no ha terminado con Estados Unidos.

Por tercer verano consecutivo, el virus está aumentando, ya que la subvariante dominante BA.5 de Ómicron se propaga rápidamente, lo que lleva los casos y las hospitalizaciones a su punto más alto en meses. Las personas infectadas hace apenas unos meses corren el riesgo de reinfección. El equipo de respuesta al coronavirus de Biden ha estado advirtiendo a los estadounidenses que deben hacer más para protegerse a medida que el número de muertos en Estados Unidos supera con creces el millón.

PUBLICIDAD

La mayoría de los estadounidenses han sido infectados, estima el Centro para el Control y la Protección de Enfermedades. Las autoridades dijeron que el caso de Biden es leve y que continuaría trabajando mientras se aislaba en la residencia de la Casa Blanca durante al menos cinco días, cuando reanudaría sus actividades normales si su resultado fuera negativo.

Las noticias no son del todo malas: no hay señales de que BA.5 cause una enfermedad más grave, y con tratamientos efectivos como Paxlovid, que está tomando Biden, y refuerzos de vacunas, Covid es sustancialmente menos mortal.

El país se ha tambaleado hacia una especie de nueva normalidad a medida que los mandatos de cubrebocas y otras restricciones han desaparecido, y la pandemia ya no domina el discurso nacional. Esa era la esperanza de Biden cuando anunció una nueva estrategia contra el covid en marzo que tenía la intención de sacar a la nación del modo de crisis y acercarla a un momento en que el virus ya no interrumpa la vida cotidiana.

Pero Estados Unidos se ha mantenido vulnerable ya que las tasas de vacunación se han estancado, a pesar del gran impulso de Biden. Solo alrededor de dos tercios de los estadounidenses se consideran completamente vacunados, una tasa que es mucho más baja que la de la mayoría de las naciones desarrolladas. La mitad de los adultos estadounidenses que están totalmente vacunados también han recibido una sola vacuna de refuerzo, y aún menos han recibido una segunda.

E incluso después de un brutal aumento invernal y niveles crecientes de inmunidad, las subvariantes han seguido evolucionando lo suficiente como para evadir algunos anticuerpos y generar nuevas oleadas.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search