Estados Unidos

Considera Trump reanudar economía; expertos en salud se oponen

'Nuestro país no fue construido para ser cerrado', dijo el mandatario

The New York Times

Associated Press

martes, 24 marzo 2020 | 08:41

Washington.- Cuando Estados Unidos entró a su segunda semana tratando de contener la propagación del coronavirus, cerrando grandes sectores de la economía, el presidente Trump, los ejecutivos de Wall Street y muchos economistas conservadores comenzaron a cuestionarse si el gobierno había ido demasiado lejos y, en cambio, debería levantar las restricciones que ya están infligiendo un profundo dolor a los trabajadores y las empresas.

El consenso continúa creciendo entre los líderes gubernamentales y los funcionarios de salud de que la mejor manera de vencer al virus es ordenando que se cierren negocios no esenciales y que los residentes se confinen en sus hogares. Gran Bretaña, después de resistirse inicialmente a tales medidas, prácticamente bloqueó su economía el lunes, al igual que los gobernadores de Virginia, Michigan y Oregon. Más de 100 millones de estadounidenses pronto estarán sujetos a órdenes de quedarse en casa.

La relajación de esas restricciones podría aumentar significativamente el número de muertos por el virus, advierten los funcionarios de salud pública. Muchos economistas dicen que no hay una compensación positiva: reanudar la actividad normal prematuramente solo estresaría a los hospitales y provocaría aún más muertes, al tiempo que exacerbaría una recesión que probablemente ya ha llegado.

El cierre económico está causando daños que solo comienzan a aparecer en los datos oficiales. Los investigadores de Morgan Stanley dijeron el lunes que ahora esperaban que la economía se redujera en una tasa anualizada del 30 por ciento en el segundo trimestre de este año, y que la tasa de desempleo aumentara a casi el 13 por ciento.

Las autoridades han dicho que el período inicial de 15 días del gobierno federal para el distanciamiento social es vital para frenar la propagación del virus, que ya ha infectado a más de 40 mil personas en los Estados Unidos. Pero Trump y un coro de voces conservadoras han comenzado a sugerir que el impacto en la economía podría dañar al país más que las muertes por el virus.

"Nuestro país no fue construido para ser cerrado", dijo Trump durante una sesión informativa en la Casa Blanca. “Estados Unidos, nuevamente, y pronto, estará abierto a los negocios. Muy pronto. Mucho antes que los tres o cuatro meses que alguien sugirió. Mucho antes. No podemos permitir que la cura sea peor que el problema mismo".