Estados Unidos

Cómo Oklahoma se convirtió en un estado líder en negocio de la mariguana

Empresarios han llegado desde todas partes de Estados Unidos para invertir en el mercado del cannabis

The New York Times

miércoles, 29 diciembre 2021 | 13:32

The New York Times

Nueva York.- En Oklahoma, un estado incondicionalmente conservador con un historial de atraer a personas en busca de riqueza de la tierra, un nuevo tipo de cultivo se está apoderando de los viejos gallineros, de los parques de casas rodantes y campos donde el ganado solía pastar.

Al lado de una iglesia pentecostal en la pequeña ciudad de Keota, el olor a mariguana flota en el aire en el Dispensario G&C. Las cepas con nombres como OG Kush y Maui Waui cuestan 3 dólares el gramo, aproximadamente una cuarta parte del precio en otros estados.

En el camino, una operación de cultivo interior está situada en una zona residencial cerca de casas móviles, una de las 40 en la ciudad de solo 500 residentes. “Puede parecer extraño, pero aquí es donde está la acción”, dijo Logan Pederson, de 32 años, quien se mudó este año de Seattle a Oklahoma para administrar la pequeña granja de una compañía llamada Cosmos Cultivation.

Desde que el estado legalizó la mariguana medicinal hace tres años, Oklahoma se ha convertido en uno de los lugares más fáciles de Estados Unidos para lanzar un negocio de mariguana. El estado ahora cuenta con más tiendas minoristas de cannabis que Colorado, Oregon y Washington juntos. En octubre, eclipsó a California como el estado con la mayor cantidad de granjas de cannabis con licencia, que ahora suman más de 9 mil, a pesar de una población de solo una décima parte de la de California.

El crecimiento es aún más notable dado que el estado no ha legalizado el uso recreativo de la mariguana. Pero con reglas bastante laxas sobre quién puede obtener una tarjeta médica, alrededor del 10 por ciento de los casi cuatro millones de residentes de Oklahoma tienen una, con mucho la mayor cantidad de cualquier otro estado.

Impulsados por las bajas barreras de entrada y un enfoque de no intervención por parte de los funcionarios estatales, los empresarios de la mariguana han llegado a Oklahoma desde todos los Estados Unidos. Cuesta solo 2 mil 500 dólares para comenzar, en comparación con 100 mil dólares o más en la frontera estatal en Arkansas. Y Oklahoma, un estado que durante mucho tiempo ha tenido una postura dura contra el crimen, no tiene límite sobre cuántos dispensarios pueden vender marihuana, la cantidad de granjas de cannabis o incluso cuánto puede producir cada granja.

Las señales del crecimiento explosivo son difíciles de pasar por alto. Ahora hay pueblos con muchos más dispensarios que tiendas de alimentos. Y las operaciones de cannabis ahora superan en número a las granjas de trigo y algodón. La industria también ha creado miles de puestos de trabajo en un estado que sigue siendo uno de los más pobres del país. Los partidarios de la industria también argumentan que el enfoque menos punitivo de la posesión de marihuana y otras drogas, junto con otras reformas de sentencia, ha aliviado las presiones sobre las cárceles estatales.

close
search