Cómo las armas de fuego estadounidenses causan matanzas en el extranjero

La discusión sobre su control se desarrolla en un ciclo continuo en Estados Unidos

The New York Times
domingo, 25 agosto 2019 | 19:37
|

Jamaica — Un brote de violencia aflige a Jamaica, provocado por las pandillas, criminales en guerra y enemistades entre vecindarios que se remontan por generaciones —un odio indirecto alimentado por el orgullo. Este año, el gobierno llamó a un estado de emergencia para detener el derramamiento de sangre en los puntos más críticos dela nación, enviando a los militares a las calles.En todo el mundo, el 32 por ciento de los homicidios se cometen con armas de fuego, según el Instituto Igarapé, un grupo de investigación. En Jamaica, la cifra es superior al 80 por ciento. Y la mayoría de estas armas provienen de Estados Unidos, acumuladas mediante la explotación de las laxas leyes estadounidenses sobre las armas que facilitan que el tráfico de armas de fuego y por consecuencia dan pie a que continúen los asesinatos.Si bien el debate sobre el control de armas en Estados Unidos se ha mantenido avivado durante décadas, —más reciente aún después de los tiroteos masivos de este mes en El Paso y Dayton— las armas de fuego estadounidenses están llegando a los países vecinos e incitando una violencia récord, en parte debido a las restricciones federales y estatales que hacen que sea muy difícil, o a veces casi imposible, rastrear las armas y obstaculizar las redes de contrabando.En Estados Unidos, la disputa sobre las armas se centra casi exclusivamente en la política, las consecuencias y los derechos constitucionales de los ciudadanos estadounidenses, a menudo enmarcados por la afirmación de que “las armas no matan a las personas, son las personas matan a las personas” —por lo que los actos imprudentes de unos cuantos no deberían dictaminar ni restringir el acceso que los demás tienen a las armas de fuego.Pero aquí en Jamaica, no existe tal debate. Los funcionarios, encargados de hacer cumplir la ley, los políticos e incluso los pandilleros en la calle están de acuerdo: es la abundancia de armas, generalmente provenientes de Estados Unidos, lo que hace que el país esté inmerso en la violencia. Y mientras la discusión sobre el control de las armas se desarrolla en un ciclo continuo en Estados Unidos, los jamaiquinos dicen que están muriendo por ello, a un ritmo que es nueve veces el promedio mundial.