Estados Unidos

Cómo EU perdió terreno frente a China en carrera por energías limpias

Estados Unidos cedio recursos sin salvaguardar décadas de inversiones diplomáticas y financieras en el Congo

The New York Times

domingo, 21 noviembre 2021 | 16:11

The New York Times

Nueva York.- Tom Perriello lo vio venir, pero no pudo hacer nada para detenerlo. André Kapanga también. A pesar de los correos electrónicos urgentes, las llamadas telefónicas y las súplicas personales, vieron impotentes cómo una empresa respaldada por el gobierno chino tomaba la propiedad de los estadounidenses de una de las minas de cobalto más grandes del mundo.

Era 2016, y el gigante minero con sede en Arizona Freeport-McMoRan, había llegado a un acuerdo para vender el sitio, ubicado en la República Democrática del Congo, que ahora ocupa un lugar destacado en el control de China sobre el suministro mundial de cobalto. 

El metal ha estado entre varias materias primas esenciales para la producción de baterías de automóviles eléctricos, y ahora es fundamental para retirar el motor de combustión y alejar al mundo de los combustibles fósiles que cambian el clima.

Perriello, un importante diplomático estadounidense en África en ese momento, hizo sonar las alarmas en el Departamento de Estado. Kapanga, entonces gerente general congoleño de la mina, casi rogó al embajador estadounidense en el Congo que intercediera.

“Esto es un error”, recordó Kapanga advirtiéndole, sugiriendo que los estadounidenses estaban desperdiciando generaciones de construcción de relaciones en el Congo, la fuente de más de dos tercios del cobalto del mundo.

Los presidentes que comenzaron con Dwight D. Eisenhower habían enviado cientos de millones de dólares en ayuda, incluidos aviones de transporte y otro equipo militar, a la nación rica en minerales. Richard Nixon intervino, al igual que el Departamento de Estado de Hillary Clinton, para mantener la relación. Y Freeport-McMoRan había invertido miles de millones de sus propios bienes, antes de vender la mina a una empresa china.

No solo la compra china de la mina, conocida como Tenke Fungurume, se realizó de manera ininterrumpida durante los últimos meses de la administración Obama, sino que cuatro años después, durante el ocaso de la presidencia de Trump, también lo hizo la compra de una reserva de cobalto aún más impresionante que Freeport-McMoRan puso en el mercado. El comprador fue la misma empresa, China Molybdenum.

La búsqueda de China de la riqueza en cobalto del Congo es parte de un manual disciplinado que le ha dado una enorme ventaja sobre Estados Unidos en la carrera por dominar la electrificación de la industria automotriz, un impulsor clave de la economía global durante mucho tiempo.

Pero una investigación de The New York Times reveló una historia oculta de las adquisiciones de cobalto en las que Estados Unidos esencialmente entregó los recursos a China, sin salvaguardar décadas de inversiones diplomáticas y financieras en el Congo. La venta de las dos minas, destaca la geografía y la política cambiantes de la revolución de la energía limpia, con países ricos en cobalto, litio y otras materias primas necesarias para las baterías que de repente juegan el papel de gigantes petroleros.

close
search