Comienza Louisiana su recuperación tras tormenta Barry

El alcalde de Nueva Orleans dijo que pronto se reanudarán los servicios básicos como el transporte público y la recolección de basura

El Diario de Juárez
lunes, 15 julio 2019 | 07:19
|

Las comunidades en Louisiana están dando los primeros pasos hacia la recuperación después de que el huracán Barry tocó tierra en el estado como una tormenta de categoría 1 el sábado antes de ser degradado a tormenta tropical, indicó CNN.

El alcalde de Nueva Orleans, LaToya Cantrell, anunció durante una conferencia de prensa el domingo que muchos de los elementos básicos de la vida de la ciudad se reanudarán pronto, incluido el transporte público y la recolección de basura, mientras que las oficinas municipales reabrirán el lunes.

El gobernador de Louisiana, John Bel Edwards, dijo que todas las oficinas estatales estarían abiertas el lunes, excepto en tres distritos donde todavía hay cortes de energía.

Barry, que se debilitó a una depresión tropical el domingo mientras se movía lentamente hacia el norte a través de Louisiana y hacia Arkansas, había puesto a Louisiana en alerta máxima durante gran parte del fin de semana con una amenaza de inundación épica. Gran parte de esa amenaza no se materializó. Nueva Orleans, en particular, no vio las tormentas catastróficas que se habían temido.

“Por mi parte, estoy extremadamente agradecido de que las lluvias pronosticadas y las inundaciones no se hayan materializado”, dijo Edwards. “Esta fue una tormenta … que podría haber sido muy diferente”.

Pero la tormenta arrojó una lluvia significativa en distritos ya inundados, causando inundaciones, y las autoridades aún advierten que podría haber más agua en camino.

Más lluvia e inundaciones

Se pronostica que Barry producirá de 3 a 15.2 centímetros adicionales de lluvia desde la parte baja del valle del río Mississippi a través de partes de Arkansas, el oeste de Tennessee y el noroeste de Mississippi, dijo el meteorólogo de CNN Michael Guy. Algunas áreas en esta región podrían ver un total de tormentas de más de 38.1 centímetros para cuando los remanentes de Barry ingresen en el Valle de Ohio a mediados de la semana.

“Es realmente un golpe doble para lugares como Nueva Orleans y Baton Rouge”, dijo Guy.

Un fin de semana tormentoso

Las fuertes lluvias y los fuertes vientos provocaron inundaciones y tormentas en varias parroquias en todo el estado, lo que provocó cortes de energía y el cierre de carreteras el sábado.

Los distritos de Terrebonne, Lafourche, Jefferson y St. Mary experimentaron inundaciones cuando los diques se desbordaron el sábado, cerrando el acceso a varias carreteras y requiriendo el rescate de al menos 12 personas.

Al menos 16 carreteras y 24 puentes se cerraron durante el fin de semana, según el Secretario del Departamento de Transporte y Desarrollo de Louisiana, Shawn Wilson.

En el punto máximo, más de 153 mil clientes en todo el estado de Louisiana se quedaron sin electricidad debido a los fuertes vientos y los árboles caídos el domingo por la mañana.

Entergy Louisiana dijo que trajo cuadrillas de todo el país para ayudar con las reparaciones del equipo y los esfuerzos de restauración.

Una comunidad en recuperación

La gente en Isle de Jean Charles en Louisiana todavía estaba varada el domingo por las aguas altas que cerraron las carreteras.

Residentes y dueños de negocios en el área dijeron a CNN que las inundaciones son generalizadas y que se requirió el rescate de 12 personas el sábado.

Una de las propietarias de restaurantes de la zona, Amanda Ekiss, dijo que el agua tenía más de 3 metros de altura en el restaurante Pac Shack el sábado durante la marea alta.

En el distrito de Iberia, los fuertes vientos destruyeron edificios, dejando a algunos solo con los cimientos.

John Colbert le dijo a CNN el domingo que la tormenta sonaba como un tren pasando. Estaba en la cochera con su hermano cuando las paredes de su casa fueron arrancadas por fuertes vientos el sábado por la noche.

“El viento soplaba muy fuerte”, dijo. “Me sonó como un tren”.

El domingo por la mañana, su techo también había desaparecido, dejando su hogar de 40 años inhabitable.

Pero, él dice, “Tenemos nuestras vidas”.