Campaña de Trump inunda la web con anuncios

Los republicanos se encuentran acumulando dinero mientras los demócratas están en aprietos

The New York Times
domingo, 20 octubre 2019 | 19:50
|

Nueva York— En un día cualquiera, la campaña de Trump coloca anuncios en todo Facebook, YouTube y los millones de sitios atendidos por Google, promocionando el tipo de temas incendiarios —invasores inmigrantes, los medios corruptos— que gozan de una mayor resonancia en plataformas donde los algoritmos favorecen la indignación y las campañas políticas tienen la libertad de ignorar la verdad.

Incluso los acontecimientos aparentemente siniestros para Trump se convierten en impulsores para su campaña. 

Cuando se dio a conocer el mes pasado que los demócratas del Congreso estaban abriendo una investigación de juicio político, la campaña respondió con un bombardeo publicitario destinado a energizar la base electoral del presidente.

La campaña incluyó una “Encuesta de juicio político” (con preguntas como: “¿Está de acuerdo en que el presidente Trump no ha hecho nada malo?”). Se invitó a los partidarios de unirse a la Fuerza Táctica de Defensa Contra el Juicio Político (“¡Todo lo que necesita hacer es DONAR AHORA!”). 



Se produjo un video ingenioso que presentaba la desacreditada teoría conspiratoria sobre el ex vicepresidente Joseph R. Biden Jr. y Ucrania, la cual ahora está en el centro de la batalla por la destitución (“Conozca la verdad. ¡Mírelo ahora!”).El ataque superó la limitada respuesta demócrata. 

La campaña de Biden presentó la más dura resistencia: exigió que Facebook retirara el anuncio, pero tal solicitud fue rechazada. 

Luego procedió con planes para recortar su presupuesto de publicidad en línea a favor de más anuncios  por televisión.

El hecho de que ahora las campañas y contiendas políticas libren sus batallas en línea no es una revelación, sin embargo, solo un partido político parece haber recibido el mensaje. 

Si bien la campaña de Trump ha puesto su operación digital al frente de la campaña de reelección del presidente, los demócratas aún están luchando por internalizar las lecciones aprendidas en la contienda del 2016 y por tener que adaptarse al nuevo panorama político moldeado por las redes sociales.