Estados Unidos

Cae número de hospitalizados por Covid en EU

El presidente Biden y la vicepresidenta Kamala Harris planean tener un momento de silencio por los cientos de miles de estadounidenses que han muerto a causa del Covid-19

Associated Press / Dos personas se forman en su auto para recibir la vacuna contra Covid

The New York Times

lunes, 22 febrero 2021 | 12:00

Nueva York— El número de estadounidenses hospitalizados por Covid-19 está en su nivel más bajo desde principios de noviembre, justo antes del aumento que arrasó el país durante meses.

Había 56 mil 159 personas hospitalizadas hasta el 21 de febrero. Eso es el más bajo desde el 7 de noviembre. Es un descenso sorprendente para una nación que se acerca a las 500 mil muertes totales y que alguna vez tuvo algunos de los peores puntos más álgidos del coronavirus del mundo.

El lunes por la noche, el presidente Biden y la vicepresidenta Kamala Harris planean tener un momento de silencio por los cientos de miles de estadounidenses que han muerto a causa del Covid-19.

Si bien las muertes siguen siendo altas, debido a que los pacientes pueden tardar semanas en morir a causa de Covid-19, el número de hospitalizaciones en Estados Unidos ha disminuido de manera constante y rápida desde mediados de enero, cuando el promedio de siete días alcanzó alrededor de 130 mil. Los expertos atribuyeron ese pico a las multitudes que se reunían en el interior en un clima más frío, especialmente durante las vacaciones, cuando viajaban más personas que en cualquier otro momento durante la pandemia.

Los expertos han señalado una variedad de explicaciones de por qué las métricas del coronavirus del país han mejorado en los últimos meses: uso más generalizado de cubrebocas y distanciamiento social después de que las personas vieron morir a amigos y familiares, mejor conocimiento sobre qué restricciones funcionan, mensajes de salud pública más efectivos y, más recientemente, un número creciente de personas vacunadas. Los más vulnerables, como los residentes de hogares de ancianos y otras personas mayores, estuvieron entre los primeros en recibir la vacuna.

Si bien los científicos esperan que lo peor haya pasado, algunos advierten de otro aumento en los casos en las próximas semanas, o una "cuarta ola", si las personas se vuelven complacientes con el cubrebocas y el distanciamiento, si los estados eliminan las restricciones demasiado rápido o las variantes más contagiosas se vuelven dominantes y son capaces de evadir las vacunas.

El cambio se puede sentir de manera más tangible en las unidades de cuidados intensivos: al ingresar a su turno de noche en el Presbyterian Rust Medical Center, en Rio Rancho, Nuevo México, la doctora Denise A. Gonzales, directora médica, dijo que había visto una diferencia en su personal.

“La gente está sonriendo. Son optimistas”, dijo. "Están haciendo planes para el futuro". Durante lo peor de la crisis, "trabajar en un entorno tan intenso en el que la gente está tan enferma y saber que estadísticamente muy pocos van a mejorar, eso es abrumador".