Estados Unidos

Buscaría Trump impugnar su juicio político en la Corte Suprema

El presidente prometió pedir a los jueces que intercedan, pero la Constitución y ciertos precedentes están en su contra

The New York Times

The New York Times

lunes, 25 noviembre 2019 | 12:35

Washington.- “Si los demócratas partidistas alguna vez intentan destituirme”, escribió el presidente Trump en Twitter en la primavera, “lo primero que haré es dirigirme a la Corte Suprema de Estados Unidos”.

Ahora que la destitución parece prácticamente segura, por lo que es hora de hacer valer la promesa de Trump y preguntar si la Corte Suprema consideraría su impugnación.

La Constitución parece excluir al tribunal del proceso de juicio político. Otorga a la Cámara de Representantes “el único poder de la destitución”. El Senado, de manera similar, tiene “el poder exclusivo para juzgar todas las destituciones”. Esas son las únicas disposiciones de la Constitución en las que se habla de la exclusividad de estos poderes.

La Corte Suprema también ha sido bastante categórica. “El poder judicial, y la Corte Suprema en particular, no fueron elegidos para desempeñar ningún papel en los cargos de destitución”, según escribió el presidente del tribunal William H. Rehnquist en un dictamen de 1993 en el que se rechazó la objeción de un juez destituido a los procedimientos utilizados en su juicio ante el Senado.

La declaración del presidente del Tribunal Supremo Rehnquist tuvo una fuerza particular, ya que era un estudiante de juicio político. Acababa de publicar “Grandes investigaciones”, una historia de las destituciones del presidente Andrew Johnson y el juez Samuel Chase.

La Constitución le otorga al presidente del tribunal una única tarea. “Cuando se juzga al presidente de Estados Unidos”, dice, “el presidente del Tribunal Supremo presidirá”.

En 1999, el presidente del Tribunal Supremo, Rehnquist, presidió el juicio político del presidente Bill Clinton. El actual presidente del Tribunal Supremo, John G. Roberts Jr., quien sucedió a Rehnquist en el cargo después de su muerte en el 2005, presidirá el juicio ante el Senado de Trump si la Cámara lo destituye.