Buscan endurecer condiciones a asilados

Propuesta duplicará a un año el tiempo de espera a quienes pidan permisos de trabajo y prohibirá el trámite a quienes crucen ilegalmente la frontera

Associated Press
jueves, 14 noviembre 2019 | 06:00
|

Washington— El gobierno del presidente Donald Trump ha propuesto complicar la obtención de permisos de trabajo para los solicitantes de asilo en Estados Unidos mientras sus casos se resuelven en las cortes, medida que, según los activistas migratorios, castigaría injustamente a quienes más necesitan de protección humanitaria.

El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS por sus siglas en inglés) anunció ayer que la propuesta duplicará a un año el tiempo de espera a quienes soliciten permisos de trabajo y prohibirá el trámite a quienes crucen ilegalmente la frontera.

La nueva norma busca desalentar a los inmigrantes que no califican para el asilo a que soliciten permisos de trabajo a fin de “restaurar la integridad al sistema de asilo y reducir el incentivo de que presenten una petición con el propósito principal de obtener autorización para trabajar”, dijo en un comunicado Ken Cuccinelli, director interino de la agencia.

La propuesta es la más reciente dentro de una serie de medidas por parte del gobierno de Trump para inhibir las solicitudes de asilo en la frontera de Estados Unidos con México y limitar la llegada de inmigrantes al país.

Existen cientos de miles de solicitudes de asilo sin procesar en las oficinas gubernamentales federales y las cortes de inmigración. Algunas fueron presentadas por inmigrantes que ya estaban en el país, y otras por personas que llegaron a aeropuertos, puertos de acceso o fueron detenidas en la frontera sur.

Actualmente, los solicitantes de asilo pueden obtener permisos de trabajo en Estados Unidos una vez que hayan pasado seis meses sin que se resuelvan sus casos.

Activistas migratorios lamentaron la propuesta y afirmaron que los más perjudicados serán los inmigrantes más pobres y vulnerables, que a menudo son quienes tuvieron que huir imprevistamente de sus países en busca de seguridad.

“Quienes tendrían las solicitudes más sólidas son quienes tienen las menores posibilidades de mantenerse económicamente porque tuvieron que dejar todo atrás”, dijo Aaron Reichlin-Melnick, experto en política en el American Immigration Council (Consejo de Inmigración de Estados Unidos).

Eleanor Acer, directora sénior para protección a refugiados en Human Rights First (Derechos Humanos Primero), dijo que los solicitantes de asilo a menudo enfrentan dificultades para alimentarse y alojarse, a sí mismos y a sus familias, durante el actual periodo de espera de seis meses. Prolongarlo empeoraría su situación y aumentaría la presión en sus comunidades, agregó.