Estados Unidos

Blinken se enfrenta a una incómoda visita a París, tras polémica por submarinos

El secretario de Estado de EU apareció en el ornamentado edificio del Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia

The New York Times

domingo, 03 octubre 2021 | 17:37

The New York Times

Washington - La recepción no pudo haber sido más cálida cuando el secretario de Estado Antony J. Blinken apareció en el ornamentado edificio del Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia, un día de fines de junio junto a su homólogo francés.

Blinken deleitó a su audiencia al comenzar sus comentarios en un francés fluido, que un entrevistador local luego calificó como “absolutamente perfecto”, y recordando los más de 10 años que pasó viviendo en París. Bromeó sobre cómo mira en exceso programas de televisión franceses como “Le Bureau des Légendes” y “Dix Pour Cent”.

París, concluyó, es "mi segundo hogar".

Pero el secretario de Estado hará un incómodo regreso allí esta semana, cuando llegue para una reunión de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos con sede en París, un viaje que brindará convenientemente una oportunidad para calmar aún más la ira francesa por una crisis diplomática menor que estalló el mes pasado por el acuerdo de submarinos de Australia.

Los funcionarios franceses se vieron sorprendidos cuando se filtró en los medios australianos la noticia de que Estados Unidos y Gran Bretaña ayudarían a Australia a desplegar una nueva flota de submarinos nucleares, en sustitución de un contrato de 66 mil millones de dólares que Australia había firmado con un contratista francés por una docena de submarinos de ataque. Funcionarios estadounidenses y australianos dicen que el acuerdo ya se había enfriado, en parte porque los submarinos de diésel de Francia tienen un alcance más corto y son más fácilmente detectables que los nucleares que pueden proporcionar Estados Unidos y Gran Bretaña.

A pesar de esa explicación, los funcionarios de París estaban furiosos por las puñaladas por la espalda y la traición. El presidente Emmanuel Macron de Francia incluso llamó a su embajador en Estados Unidos durante varios días.

La ira ya se ha calmado. Biden hizo una llamada arrepentida a Macron el mes pasado, Blinken admitió que Estados Unidos podría haber manejado el asunto con más gracia y el embajador francés está de regreso en Washington. 

close
search