Estados Unidos

Biden irá por reducir emisiones en 50% para 2030

La promesa del mandatario ayudará a impulsar a otras naciones a que también persigan ambiciosas reducciones de las emisiones

Associated Press

Associated Press

martes, 20 abril 2021 | 18:44

Washington— El presidente Joe Biden se comprometerá a reducir a la mitad las emisiones de gases de efecto invernadero de Estados Unidos para 2030 durante la cumbre climática virtual a la que ha invitado a 40 gobernantes del mundo, de acuerdo con tres personas enteradas de los planes de la Casa Blanca.

La meta de 50% casi duplicará el compromiso previo de Estados Unidos y ayudará al gobierno de Biden a impulsar a otras naciones a que también persigan ambiciosas reducciones de las emisiones. La propuesta prevé cambios drásticos en los sectores de electricidad y transporte, entre ellos un aumento importante en la utilización de fuentes renovables de energía —como la solar y la eólica— y fuertes reducciones en las emisiones derivadas de la quema de combustibles fósiles como el carbón y el petróleo.

El compromiso no obligatorio pero simbólico es un elemento clave de la cumbre, que comienza el jueves y en la que los gobernantes de diversos países se reunirán durante dos días de manera virtual para compartir estrategias para combatir el cambio climático.

La meta de las emisiones ha sido muy esperada por todas las partes del debate climático. Será indicio de la firmeza con la que Biden desea avanzar contra el calentamiento global, un tema divisivo y costoso por el cual los republicanos se quejan de una extralimitación del gobierno, aunque algunos en la izquierda están preocupados de que Biden no ha ido lo bastante lejos para enfrentar las amenazas para el planeta.

Las tres personas enteradas de los planes de la Casa Blanca hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizadas a hacer declaraciones sobre el compromiso en antelación al anuncio de Biden.

Biden ha intentado garantizar que la meta de 2030 es suficientemente agresiva para tener un impacto tangible en las medidas adoptadas contra el cambio climático, no sólo en Estados Unidos, sino en el mundo entero, y a la vez tiene posibilidad de aprobación en el Congreso.