Estados Unidos

Biden ha comenzado a borrar el legado de Trump. Ahora empieza la parte difícil

Lanzó su administración con casi 50 acciones ejecutivas, descritas en los medios como una oleada, un bombardeo y un estallido

Agencias

Agencias

lunes, 15 febrero 2021 | 06:21

El presidente Biden lanzó su administración con casi 50 acciones ejecutivas, descritas de diversas maneras en los medios como "una oleada", "un bombardeo" y "un estallido".

Sin embargo, si el público quedó impresionado por la gran cantidad de pedidos, el equipo que pasó más de seis meses planificándolos luchó con el problema opuesto: resistir la tentación de elaborar aún más pedidos y revertir partes más grandes de la agenda del expresidente Donald Trump, informó The Washington Post.

El personal de Biden incluso tenía un lema: No intentes hervir el océano. "No se puede intentar hacer todas las cosas", explicó Cecilia Muñoz, una funcionaria de transición de alto rango que supervisó las acciones ejecutivas nacionales. “El trabajo de una transición no es hacer todo. Ese es el trabajo de la administración ".

Pero ahora que Biden ha deshecho las políticas de Trump más fácilmente reversibles, comienza la parte difícil, especialmente después de que el juicio político obstaculizó las primeras acciones del Senado. Si bien los liberales están presionando a Biden para que haga más cosas, objetivos como expandir la atención médica y fortalecer el control de armas, probablemente requerirían nuevas leyes, que son mucho más difíciles de promulgar.

Los próximos meses dirán cuánto del legado de su predecesor Biden puede borrar y cuánto perdurará la huella de Trump, a pesar de su estilo caótico.

Algunos partidarios de Biden dicen que el público se impacientará si no ven resultados más amplios rápidamente. "Tenemos un período muy corto para que la gente crea que el gobierno es el gran igualador de oportunidades", dijo la representante Pramila Jayapal (Democráta por Washington), quien copreside el Comité Progresista de la Cámara y trabajó con la transición de Biden, señalando que sus líderes internalizaron esta urgencia.

Biden señaló temprano que era sensible a las acusaciones de que intentaría hacer demasiado de manera unilateral. Al firmar una serie de órdenes ejecutivas poco después de asumir el cargo, adoptó un tono defensivo y dijo que las acciones de ese día solo tenían como objetivo "deshacer el daño que Trump ha hecho" y que "no hay nada nuevo que estemos haciendo aquí".