PUBLICIDAD

Estados Unidos

Azotadas por tormentas, costas de California se preparan para otro diluvio

Los residentes cansados ​​se están preparando para condiciones aún peores esta semana

The New York Times

lunes, 09 enero 2023 | 08:24

The New York Times

PUBLICIDAD

California.- Chuck Hawley miró las olas que se arremolinaban en la bahía de Monterey mientras se preparaba para destruir la pequeña casa frente al mar que sus padres construyeron a mano en 1957.

No tenía otra opción: las olas alimentadas por tormentas en la región, justo al este de Santa Cruz, habían arrancado la casa de 335 metros cuadrados de sus cimientos y la habían lanzado 10 metros hacia la calle. Allí estaba, milagrosamente intacta, pero representando un peligro al bloquear el camino a los autos.

PUBLICIDAD

Los padres de Hawley comenzaron a llevarlo a él y a sus hermanos a la casa de la playa cuando tenía 2 años, y Hawley, ahora el administrador de la propiedad, a menudo la alquilaba a amigos de la familia. Recordó estar sentado en la cubierta y mirar las olas durante horas con su padre, quien ya murió. Hawley, de 67 años, esperaba que algún día sus nietos formaran recuerdos similares allí.

En cambio, se quedó con una sensación de vacío. “Tuvimos dos días para llegar a la conclusión de que esta casa que ha existido durante 65 años ya no existe”, dijo con un nudo en la garganta.

Un aluvión de poderosas tormentas ha sorprendido a los residentes de todo el norte de California con un período implacable de clima extremo que se extiende durante semanas, con solo pequeños intervalos de sequía. Estas tormentas han derribado árboles, arrasado calles y dejado sin electricidad a cientos de miles, pero han sido particularmente devastadoras en la región de Santa Cruz, donde la lluvia y el viento prolongados se han combinado con la topografía única para infligir daños recurrentes.

Ya empapada por una tormenta el 31 de diciembre, el área de Santa Cruz, un tramo de playas amigable para los turistas en la costa central de California, 100 kilómetros al sur de San Francisco, se inundó nuevamente en algunas partes con hasta doce centímetros de lluvia y vientos fuertes de hasta 120 kilómetros por hora este miércoles y jueves. Y se estaba preparando con cansancio para un clima más severo a partir del lunes.

Una desafortunada confluencia de mareas altas, marejadas ciclónicas y olas altas dejó cientos de hogares y decenas de negocios dañados por las inundaciones y montañas de arena el pasado fin de semana. Las condiciones extremas erosionaron las costas y las playas, destruyeron partes de varios muelles y obligaron a muchos a evacuar las casas bajas. Y la tormenta inminente del lunes aumenta el riesgo de deslizamientos de tierra a medida que cae más agua sobre la tierra saturada.

“Estamos muy preocupados”, dijo Dave Reid, director de la Oficina de Respuesta, Recuperación y Resiliencia del Condado de Santa Cruz. “A medida que se acumulan más y más estos eventos de lluvia, nuestras montañas literalmente comienzan a derretirse y tenemos más deslizamientos de tierra y daños a nuestra infraestructura”.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

close
search