Estados Unidos

Aumenta la brecha entre Portland y el resto de Oregon

Suman 100 días consecutivos de manifestaciones tempestuosas y en algunas ocasiones violentas

The New York Times

sábado, 05 septiembre 2020 | 17:45

Sandy, Oregon.- Las camionetas que trasportan pacas de heno, caballos de potrero y árboles de Navidad --- circulan unas cuantas millas después de salir de Portland y los suburbios rápidamente dan paso a la zona rural de Oregon.

A media hora de las calles de Portland en donde los manifestantes que están a favor de la justicia racial, acumularon este sábado 100 días consecutivos de manifestaciones tempestuosas y en algunas ocasiones violentas, existen muchas comunidades en donde la gente desdeña a los manifestantes y los considera como unos bandoleros que transgreden la ley.

“Portland es una isla de Oregon”, comentó Stan Pulliam, alcalde de Sandy, una población más conservadora que tiene 10 mil habitantes y se encuentra a 30 millas al sureste de Portland y contribuye al dinamismo económico de la ciudad más grande de Oregon, pero también quiere estar separada de ella. “Estamos muy asustados de lo que está sucediendo en Portland y esperamos que nunca llegue a donde vivimos”.

La división rural y urbana es una gran realidad en la mayor parte de la nación, una dinámica crucial a medida que se aproxima la elección del 3 de noviembre. Sin embargo, la proximidad de la izquierda y la derecha en Oregon, tanto de moderados como de extremistas, ha creado una dinámica de temor, desconfianza y enojo que impulsa los conflictos en las calles de una manera que no ha sucedió en otros estados.

Las protestas en Portland empezaron como una reacción al asesinato de Floyd en mayo, aunque representan una campaña más generalizada de justicia racial y oposición a la presencia de agentes federales en la ciudad.

Los conservadores de Portland dicen que las autoridades han permitido que los manifestantes secuestren el centro de la ciudad. Cuando la visitan dicen que no se sienten bienvenidos y han sido acosados.

Los habitantes de Portland están orgulloso de su campaña de justicia racial, que disfruta de un apoyo generalizado y en varias ocasiones ha atraído a multitudes de miles de personas. Pero después de 100 días, aun entre los que dicen que apoyan fuertemente la causa, ya están mostrando señales de fatiga.