PUBLICIDAD

Estados Unidos

Auge y declive de la empresa más exitosa del mundo

China y EU han salido ganando con su integración económica. A medida que se separan, cada uno se da cuenta de que será difícil sustituir al otro

The New York Times

martes, 14 noviembre 2023 | 12:41

The New York Times | El líder chino Xi Jinping con el Presidente Biden el año pasado

PUBLICIDAD

Durante más de un cuarto de siglo, las fortunas de Estados Unidos y China se fundieron en una empresa conjunta singularmente monumental.

Los estadounidenses trataron a China como a la madre de todas las tiendas outlet, comprando cantidades asombrosas de productos de fábrica a bajo precio. Las grandes marcas explotaron China como el último medio de reducir costes, fabricando sus productos en una tierra donde los salarios son bajos y los sindicatos están prohibidos.

Mientras la industria china llenaba los hogares estadounidenses de productos electrónicos y muebles, los puestos de trabajo en las fábricas sacaban de la pobreza a cientos de millones de chinos. Los dirigentes chinos utilizaron los beneficios de las exportaciones para comprar billones de dólares de deuda pública estadounidense, manteniendo bajos los costes de endeudamiento de Estados Unidos y permitiendo que continuara la bonanza del gasto.

Se trataba de dos países separados por el Océano Pacífico, uno formado por un capitalismo libre y el otro gobernado por un Partido Comunista autoritario, pero unidos en una empresa tan importante que el historiador económico Niall Ferguson acuñó un término: Chimerica, abreviatura de su "relación económica simbiótica".

 Nadie utiliza hoy palabras como simbiótico. En Washington, dos partidos políticos que no coinciden en casi nada están unidos en sus descripciones de China como rival geopolítico y amenaza mortal para la seguridad de la clase media. En Pekín, los dirigentes acusan a Estados Unidos de conspirar para negar a China el lugar que le corresponde como superpotencia. Mientras cada país intenta reducir su dependencia del otro, las empresas de todo el mundo están adaptando sus cadenas de suministro.

La cadena de producción de una fábrica de vehículos eléctricos en la bahía china de Hangzhou. Las empresas chinas aprovechan los conocimientos adquiridos en las empresas conjuntas con fabricantes de automóviles extranjeros.

El quimérico ha dado paso a una guerra comercial, en la que ambas partes han impuesto aranceles elevados y restricciones a exportaciones esenciales, desde tecnología avanzada hasta minerales utilizados para fabricar vehículos eléctricos.

Las empresas estadounidenses están trasladando la producción de sus fábricas fuera de China a lugares menos arriesgados políticamente. Las empresas chinas se centran en el comercio con aliados y vecinos, al tiempo que buscan proveedores nacionales para la tecnología que no pueden comprar a empresas estadounidenses.

Décadas de retórica estadounidense que celebraba el comercio como un manantial de democratización en China han dado paso a la resignación de que los actuales dirigentes del país -bajo la presidencia de Xi Jinping- están decididos a aplastar la disidencia en casa y a proyectar su poderío militar en el exterior.

Para los dirigentes chinos, la fe que una vez prevaleció en que la integración económica sustentaría unas relaciones pacíficas ha cedido ante una forma musculosa de nacionalismo que desafía un orden mundial aún dominado por Estados Unidos.

Una línea de producción en la planta de Foxconn en Shenzhen, China, en 2010. Apple sigue fabricando la mayoría de sus iPhones en China, aunque ha trasladado parte de la producción a la India.

"En un mundo político perfecto, estos dos países están hechos en el cielo, precisamente porque son complementarios", afirma Yasheng Huang, economista de la Sloan School of Management del Instituto Tecnológico de Massachusetts. "Esencialmente, estos dos países como que se casaron sin conocer la religión del otro".

Pero el divorcio no es una opción práctica. Estados Unidos y China -las dos mayores economías del mundo- están entrelazadas. La industria manufacturera china ha evolucionado desde ámbitos básicos como el calzado y la confección hasta convertirse en industrias avanzadas, incluidas las que son fundamentales para limitar los estragos del cambio climático. Estados Unidos sigue siendo el principal mercado de consumo. Incluso cuando las tensiones geopolíticas deterioran sus vínculos, estos dos países siguen dependiendo el uno del otro, y sus respectivos papeles no se sustituyen fácilmente.

Apple fabrica la mayoría de sus iPhones en China, aunque ha trasladado parte de su producción a la India. Una marca china, CATL, es el mayor fabricante mundial de baterías para coches eléctricos, y las empresas chinas dominan el refinado de minerales críticos como el níquel utilizado en estos productos. Las empresas chinas constituyen más de tres cuartas partes de la cadena mundial de suministro de paneles de energía solar.

China es una de las principales fuentes de ventas de grandes marcas mundiales, desde estudios de Hollywood y multinacionales del automóvil hasta fabricantes de maquinaria de construcción como Caterpillar y John Deere. Fabricantes de chips informáticos como Intel, Micron y Qualcomm obtienen aproximadamente dos tercios de sus ingresos de ventas y acuerdos de licencia en China.

El poderoso tirón de estos enredos comerciales será el telón de fondo de las conversaciones previstas el miércoles entre Xi y el Presidente Biden. La reunión, en una conferencia mundial en San Francisco, será la primera en un año.

The Port of Los Angeles earlier this month. China continues to produce many of the products that Americans want even as businesses worldwide are adapting their supply chains. 

Nunca iba a durar.

Aun así, la perspectiva de que su cisma político perdure está alterando las cadenas de suministro mundiales. En lugar de depender de China como fábrica del mundo, las empresas exploran cada vez más formas de diversificación. México y Centroamérica están ganando inversiones a medida que las empresas que venden a Norteamérica instalan allí sus fábricas.

Algunos expertos en comercio y seguridad nacional celebran estos cambios como un ajuste tardío a décadas de crecimiento impulsado por una peligrosa codependencia entre Estados Unidos y China.

Las compras de deuda estadounidense por parte de Pekín -aunque en constante disminución desde 2012- mantuvieron bajos los costes de endeudamiento, pero también animaron a los inversores a buscar mayores rendimientos. Eso llevó a los especuladores financieros a atiborrarse de hipotecas de baja calidad, provocando la crisis financiera mundial de 2008, dijo Brad Setser, ex funcionario del Departamento del Tesoro de EE.UU. y ahora economista del Consejo de Relaciones Exteriores.

"Sin duda, era una forma de interdependencia", afirmó Setser. "Pero la noción de que China ahorra y Estados Unidos gasta, China presta y Estados Unidos pide prestado, y todo está bien porque somos dos caras de la misma moneda, somos complementarios, eso nunca fue sostenible".

La pandemia puso de manifiesto los riesgos de la dependencia estadounidense de las fábricas chinas para producir bienes vitales como mascarillas y batas médicas, por no hablar de las bicicletas estáticas y los teléfonos inteligentes, que empezaron a escasear. El caos en los puertos y el aumento de los precios del transporte marítimo pusieron de manifiesto los riesgos de depender de un solo país al otro lado del océano.

La administración Biden aprovechó los trastornos y la creciente rivalidad con China para impulsar una política industrial destinada a fomentar la fabricación estadounidense y un mayor comercio con los aliados, especialmente en sectores estratégicamente vitales como el de los chips informáticos.

Sin embargo, los economistas advierten de que incluso un desplazamiento marginal de la producción de las fábricas de China supondrá mayores costes para los consumidores, al tiempo que ralentizará el crecimiento económico mundial.

El porcentaje de importaciones estadounidenses procedentes de China ha caído un 5 por ciento desde 2017. Los productos importados de otros países son más caros: un 10% más en el caso de Vietnam y un 3% más en el de México, según un estudio de Laura Alfaro, de la Harvard Business School, y Davin Chor, de la Tuck School of Business de Dartmouth.

Aunque los salarios han subido en China, ningún otro país posee la profundidad y amplitud de su capacidad manufacturera.

Esto no ha ocurrido por casualidad.

Cómo llegó China a apostar por el comercio.

A partir de finales de la década de 1970, bajo el liderazgo de Deng Xiaoping, el gobierno chino trató de rescatar al país de su estado de pobreza y aislamiento desencadenando una serie de reformas de mercado. La riqueza nacional se amasaría fabricando productos y vendiéndolos al mundo. Los funcionarios cortejaron la inversión extranjera mientras construían infraestructuras: autopistas, puertos, centrales eléctricas.

La culminación llegó en 2001, cuando China ingresó en la Organización Mundial del Comercio, obteniendo acceso global para sus exportaciones a cambio de prometer la apertura de sus propios mercados a los competidores extranjeros.

Los líderes estadounidenses defendieron la inclusión de China en el sistema de comercio mundial como algo más que un esfuerzo por vender Big Macs y excavadoras a la nación más poblada del mundo.

"Al unirse a la OMC, China no sólo acepta importar más productos nuestros", declaró el Presidente Bill Clinton en vísperas de una votación clave en el Congreso en 2000. "Está aceptando importar uno de los valores más preciados de la democracia: la libertad económica".

Sin embargo, por debajo de esa retórica altisonante, las marcas estadounidenses presionaban para conseguir un mayor acceso a China por la sencilla razón de que sus fábricas podían producir productos más baratos que en cualquier otro lugar.

"China fabrica productos que las familias trabajadoras pueden permitirse", afirmó Clark A. Johnson, director ejecutivo de la entonces importante cadena Pier 1 Imports, en representación de la Federación Nacional de Minoristas, durante una comparecencia ante el Congreso en 1998.

Esa formulación triunfó.

En las dos décadas siguientes a la entrada de China en la OMC, las importaciones estadounidenses procedentes de China se multiplicaron por cinco hasta alcanzar los 504.000 millones de dólares anuales, según datos del censo.

Walmart, una empresa regida por el celo de los precios bajos, abrió un centro de aprovisionamiento en la pujante ciudad de Shenzhen. La empresa reunía a cientos de representantes de las fábricas de los alrededores. Se sentaban en sillas de madera, bebiendo té en vasos de plástico endebles, mientras esperaban durante horas para reunirse con los compradores de Walmart. La empresa podía exigir precios bajísimos, con la amenaza implícita de que si una fábrica se negaba, podía convocar a otra desde la misma sala de espera.

Dos años después de que China entrara en la OMC, Walmart gastaba 15.000 millones de dólares en productos fabricados en China, una suma que abarcaba casi una octava parte de todas las exportaciones chinas a Estados Unidos. Una década más tarde, Walmart importaba 49.000 millones de dólares de productos chinos a Estados Unidos, según un análisis.

De este comercio se beneficiaba prácticamente cualquiera que entrara en una tienda. Según un estudio, las importaciones chinas aumentaron el poder adquisitivo del hogar estadounidense medio en un 2%, o mil 500 dólares, al año entre 2000 y 2007. Según otro estudio, los productos chinos hicieron bajar los precios estadounidenses un 0,19% al año entre 2004 y 2015.

Los que quedaron atrás.

Los perjudicados por las importaciones chinas se concentraron y se hicieron notar. Las otrora prósperas ciudades fabriles estadounidenses se hundieron en el desempleo y la desesperación, cambiando restaurantes y ferreterías por bancos de alimentos y casas de empeño.

Entre 1999 y 2011, una oleada de importaciones chinas a bajo precio eliminó casi un millón de empleos en el sector manufacturero estadounidense y dos millones de puestos en el conjunto de la economía, según un estudio de los economistas David H. Autor, David Dorn y Gordon H. Hanson.

La ira resultante ayudó a llevar a Donald J. Trump a la Casa Blanca. Durante su campaña de 2016, prometió desatar una guerra comercial.

"No podemos seguir permitiendo que China viole nuestro país", dijo Trump en un mitin. "Es el mayor robo de la historia del mundo".

Tales caracterizaciones incendiarias chocaron con la realidad de que los productos a bajo precio procedentes de China eran un antídoto contra el aumento del coste de la vida. Aun así, las acusaciones de Trump resonaron en muchas comunidades de clase trabajadora.

Era cierto que la industria china incumplía las normas del comercio internacional. El gobierno concedía créditos a las empresas más grandes a través de bancos estatales. Las empresas industriales chinas podían eludir las leyes medioambientales y laborales compartiendo una parte de los beneficios con los funcionarios locales. El mercado chino seguía lleno de barreras a la competencia de las empresas extranjeras. Las que invertían en China sufrían el robo descarado de la propiedad intelectual y la falsificación rampante de sus productos.

Sin embargo, en muchos sentidos, Estados Unidos se benefició del comercio con China. Los productos más baratos ayudaron a los hogares a hacer frente al estancamiento de los ingresos, al tiempo que llenaban las arcas de las empresas. El problema fue que la mayor parte de las ganancias fueron a parar a los accionistas de las empresas que fabricaban productos en China, mientras que Washington no consiguió amortiguar a los que se quedaban atrás.

Se suponía que un programa federal llamado Trade Adjustment Assistance compensaría a los desempleados por las importaciones baratas, ofreciéndoles dinero en efectivo y formación para otros trabajos. Pero el Congreso infrafinanció enormemente el programa. Menos de un tercio de los elegibles para recibir beneficios en 2019 recibieron ayuda, según un análisis de datos del Departamento de Trabajo.

En un triunfo de la simple mensajería política sobre la compleja contabilidad del comercio, el público llegó a creer cada vez más que la industria china era únicamente una fuerza depredadora, que los estadounidenses "simplemente se aprovechaban de ella", dijo Jessica Chen Weiss, experta en China de la Universidad de Cornell y ex funcionaria del Departamento de Estado en la administración Biden. "No hicimos un buen trabajo distribuyendo los beneficios, pero no por ello dejaron de ser reales".

Parte del cambio en el sentimiento estadounidense parece reflejar la amargura por el hecho de que el compromiso con China no haya conseguido la transformación política prometida.

El gobierno chino utilizó sus ganancias comerciales para ampliar sus capacidades militares, al tiempo que amenazaba a vecinos como Filipinas. Construyó un aparato de vigilancia orwelliano y lo utilizó contra los uigures, una minoría étnica de la región occidental de Xinjiang.

El comercio estadounidense con China tampoco promovió las reformas de mercado prometidas por Pekín. En su lugar, el gobierno de Xi ha ampliado el poder de las empresas estatales, al tiempo que ha reprimido al sector privado.

Durante décadas, los fabricantes de automóviles extranjeros se vieron obligados a asociarse con empresas automovilísticas estatales para abrirse paso en el mercado chino. Ahora, una nueva generación de empresas chinas aprovecha los conocimientos adquiridos en esas empresas para arrebatar mercados a los fabricantes extranjeros.

La administración Biden argumenta que, al reducir la dependencia de la industria china, la economía estadounidense será más resistente y menos vulnerable a las perturbaciones en caso de crisis y conflictos.

Pero muchos productos de fábrica fabricados en países como Vietnam contienen grandes volúmenes de piezas y materiales producidos en China, según una investigación de Caroline Freund, experta en comercio internacional de la Universidad de California en San Diego.

A medida que Chimerica se disuelve, el mundo podría acabar con una mayor complejidad en sus cadenas de suministro -más fábricas en más países-, pero aún dependiendo de componentes críticos fabricados en gran medida en uno solo.

"Se sigue dependiendo de China, sólo que hay que dar más pasos en el camino", afirma Setser, del Consejo de Relaciones Exteriores. "Hay más lugares donde las cosas pueden ir mal".

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search