Estados Unidos

Ataque de Trump contra ayuda económica divide al Partido Republicano

La incertidumbre que le ha inyectado el mandatario al proceso ocurrió en un momento peligroso para la economía

The New York Times

miércoles, 23 diciembre 2020 | 21:49

Washington.- El rechazo del presidente Donald Trump al acuerdo de ayuda económica contra el coronavirus por 900 mil millones de dólares generó presión en el Partido Republicano este miércoles, generando una dura crítica de los republicanos de la Cámara y amenazando el envío de cheques de desempleo, el aplazamiento de los desalojos y los pagos directos a los estadounidenses que están teniendo problemas financieros.

Su video de cuatro minutos que publicó el martes por la noche demandando cambios significativos a la propuesta y una mayor cantidad de ayuda directa también presionó a su partido en su intento de lograr dos victorias en el Senado en las carreras de desempate que se llevarán a cabo en Georgia el próximo mes.

Los candidatos republicanos que él se comprometió a apoyar basaron sus campañas en los votos a favor de la ayuda económica, pero ahora enfrenan el punto de vista de Trump de que esa medida es una “desgracia”.

Sus rivales demócratas tomaron eso como una ventaja política 13 días antes de la elección que será el 5 de enero, estando de acuerdo con el presidente de que el pago directo debe ser por 2 mil dólares y les hicieron un llamado a los republicanos a acceder al deseo del presidente.

La presidenta de la Cámara Nancy Pelosi y demócratas de alto rango se preparan para seguir adelante este jueves con una nueva legislación que podría otorgar cheques por 2 mil dólares, retando a los republicanos a romper con el presidente y bloquear la aprobación de la propuesta en la Cámara.

Sin embargo, el efecto para los estadounidenses que están teniendo problemas es más profundo: debido a que el presidente no ha firmado el acuerdo, algunos programas de desempleo concluirán en esta semana y otras provisiones cruciales van a terminar en este mes.

La incertidumbre que le ha inyectado Trump al proceso ocurrió en un momento peligroso para la economía, ya que el gasto de los consumidores y los ingresos personales reanudaron su desplome.