Ataca Trump a sus críticos mientras se dirige a Dayton y El Paso

El mandatario comenzó el día con una serie de quejas políticas en Twitter contra rivales políticos y medios

The New York Times
miércoles, 07 agosto 2019 | 10:20
Associated Press |

Washington.- El presidente Trump comenzó el día con una serie de quejas políticas en Twitter contra los liberales y los medios, haciendo uso del mismo el lenguaje beligerante que ha provocado que algunos en El Paso y Dayton, Ohio, protesten por sus visitas tras los horribles tiroteos ocurridos en dichas ciudades.

Trump tiene previsto llegar a Dayton a las 10:30 a.m. y visitará El Paso más tarde en el día. La Casa Blanca no ha publicado un cronograma completo de sus actividades en las dos ciudades, pero el martes por la noche, el secretario de prensa del presidente declaró que el día “se trataría de honrar a las víctimas, consolar a las comunidades y agradecer a los socorristas y profesionales médicos por sus heroicas acciones”.

Pero ese no era el mensaje que Trump quería enviar el miércoles por la mañana, ya que ignoró a líderes comunitarios y habitantes de las ciudades por visitar, quienes le pedían que guardara su distancia. Alrededor de la medianoche, atacó en Twitter a Beto O'Rourke, un candidato presidencial demócrata, burlándose de él por tener un “nombre falso de herencia hispana” y alardeando de haberlo “derrotado” cuando Trump celebró un mitin en El Paso en Febrero.

En un tuit del miércoles por la mañana, el presidente atacó a al New York Times y a los “Demócratas radicales de izquierda” por un titular en el Times. Unos minutos más tarde, Trump citó a un medio conservador de noticias de televisión que informaba que “el tirador de Dayton, Ohio, tenía un historial de apoyo a figuras políticas como Bernie Sanders, Elizabeth Warren y ANTIFA”.

“Espero que otros medios de comunicación denuncien esto en lugar de noticias falsas”, escribió Trump. “¡Gracias!”

Cuando salió de la Casa Blanca para viajar a las dos ciudades arriba mencionadas, Trump desestimó a sus críticos tildándolos de “personas políticas que están tratando de conseguir algunos puntos” y se burló de ellos por estar “muy abajo en las encuestas”.

Ignorando los tuits que había enviado solo unas horas antes, Trump afirmó que “en la medida de lo posible trato de mantenerme alejado de eso”, y agregó que “no creo que funcione. Me gustaría quedarme fuera de la refriega política”.

Pero los estallidos del presidente en Twitter dieron énfasis a las quejas de O'Rourke y de otros que han dicho que Trump no será bienvenido en sus comunidades porque su presencia inflamaría las tensiones en lugar de apaciguarlas. Si el presidente llegó a escuchar tales quejas, pareció no darles importancia, ya que se negó a cambiar el tono combativo que siempre ha empleado desde los primeros días de su presidencia.