Estados Unidos

Así ganó el tratado comercial de Trump sobre los demócratas

La votación, ocurrió un día después que la Cámara de Representantes votó para destituir al presidente

The New York Times

The New York Times

jueves, 19 diciembre 2019 | 22:33

Washington— En los últimos días de las negociaciones del nuevo tratado comercial de Norteamérica del presidente Trump, Robert Lighthizer, el principal negociador comercial, hizo un intento más para presionar a los demócratas de la Cámara para que se subieran al pacto.

El sábado le llamó a la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, y le dijo que había reservado un vuelo a México para firmar la revisión que se hizo del tratado comercial.

“Adelante, vaya a México”, le dijo Pelosi a Lighthizer, según relató posteriormente durante una reunión privada con su camarilla política.

“Visite el maravilloso Museo de Antropología y disfrute de una agradable comida”. En otras palabras: Usted no va a poder firmar ningún tratado. Lighthizer canceló el vuelo, según relató Pelosi.

El jueves, después de meses de regateos y de revisiones significativas para satisfacer las demandas de los demócratas, la Cámara aprobó abrumadoramente el Tratado Estados Unidos, México y Canadá por 385 votos contra 41.

La votación, ocurrió un día después que la Cámara de Representantes votó para destituir al presidente, y fue una rara hazaña de bipartidismo que le dio a Trump su victoria comercial más grande hasta la fecha y también les dio a los demócratas el tratado más progresista que alguien haya negociado anteriormente por su propio partido.

El acuerdo, también conocido como T-MEC, fue el producto de una improbable colaboración entre Lighthizer y Pelosi, cuya camarilla política tiene un enorme poder tomando en cuenta la necesidad de la aprobación congresista.

Representando un viraje entre la colaboración y el riesgo político calculado, los dos negociaron un tratado con el que Trump cumple su compromiso de renovar el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica, aunque también dejó satisfecha casi cada prioridad demócrata, incluyendo el fortalecimiento de la protección ambiental y los estándares laborales.