Estados Unidos

Arremete Trump contra su propio gabinete

Esto por no procesar o implicar a sus enemigos políticos; pide acusar a demócratas como Biden o Barack Obama

The New York Times

jueves, 08 octubre 2020 | 21:59

Washington— El presidente Trump arremetió este jueves contra su propio gabinete por no procesar o implicar a sus enemigos políticos, criticándolos en medio de una cascada de números desalentadores en las encuestas y una lucha contra el coronavirus que lo ha encerrado en la Casa Blanca justo semanas antes de la elección.

En sus primeros comentarios públicos desde que se enteró que había contraído el virus la semana pasada, Trump explotó contra participar en el siguiente debate de manera remota con su rival demócrata, el ex vicepresidente Joseph R. Biden, por cuestiones de salud y catalogó a la senadora Kamala Harris, la compañera de fórmula de Biden, como un “monstruo” y una “comunista”.

El presidente también castigó a su propio equipo, declarando que el procurador general William P. Barr podría pasar a la historia en una “muy pero muy triste situación” si no acusa a demócratas como Biden y el expresidente Barack Obama. También se quejó que el secretario de Estado Mike Pompeo no ha dado a conocer los correos de Hillary Clinton diciendo, “no me siento contento con él por esa razón”. Y se enfocó en Christopher A. Wray, director del FBI. “Su actuación ha sido decepcionante”, dijo Trump.

La presión contra los funcionarios de alto rango de la administración a tomar alguna acción ocurrió cuando Trump se enfureció por las restricciones de su enfermedad. Sin embargo, el médico de la Casa Blanca, el Dr. Sean P. Conley, reportó que Trump “había respondido extremadamente bien al tratamiento” y que para el sábado “el presidente podrá regresar a sus tareas públicas”.

La campaña de Trump usó ese comunicado para argumentar que el siguiente debate será llevado a cabo presencialmente el próximo jueves en Miami, como está planeado originalmente.

Los comentarios del presidente durante una entrevista telefónica que duró una hora con Fox Business durante esta mañana, ocurrieron en lo que fue una actuación dispersa, una que los asesores dijeron que reflejaba una creciente frustración sobre su fortuna política a tan sólo 26 días antes de la elección, mientras que los sondeos lo muestran en desventaja respecto a Biden por dos dígitos.