Estados Unidos

Arremete Biden contra los republicanos por los derechos de voto

El presidente de Estados Unidos dijo que limitar los derechos de voto eran ‘enfermizos’ y ‘antiamericanos’

Associated Press / Joe Biden

The New York Times

viernes, 26 marzo 2021 | 13:17

Washington— El presidente Biden dijo ayer que los esfuerzos republicanos para limitar los derechos de voto eran "enfermizos" y "antiamericanos", y prometió evitar que los estados tomen lo que él llamó acciones "despreciables" que socavan la democracia al dificultar que la gente vote.

En declaraciones a los reporteros en el Ala Este de la Casa Blanca para su primera conferencia de prensa formal, Biden dijo que haría "todo lo que esté en mi poder" para aprobar la legislación sobre el derecho al voto que ahora se está considerando en el Senado. Pero cuando se le preguntó acerca de poner fin a la regla del Senado que requiere 60 votos para aprobar la mayor parte de la legislación, uno de los mayores obstáculos para el proyecto de ley de derecho al voto y gran parte del resto de su agenda, el presidente fue más cauteloso, sugiriendo que estaba abierto al cambio, pero no comprometiéndose a ello.

El umbral de 60 votos impuesto por el obstruccionismo está siendo "abusado de manera gigantesca", dijo Biden, reiterando su apoyo a una propuesta que requeriría que los senadores siguieran hablando para bloquear la legislación, un cambio en la práctica que podría disuadir el uso rutinario de la regla.

“Apoyo firmemente avanzar en esa dirección”, dijo.

Durante una sesión de preguntas y respuestas que duró más de una hora, Biden dijo que era su "expectativa" que se presentaría a la reelección en 2024, con la vicepresidenta Kamala Harris como su compañera de fórmula.

Dijo por primera vez que "no puede imaginarse" a las tropas estadounidenses aún en Afganistán más allá de fin de año, aunque repitió que sería difícil sacarlas antes de la fecha límite actual del 1 de mayo. Y promovió el progreso de su administración en la lucha contra las crisis de salud y económicas causadas por la pandemia de coronavirus, prometiendo entregar 200 millones de vacunas para fines de abril, el doble de su promesa anterior, incluso cuando el gobierno también entrega una nueva inyección de ayuda financiera.

Pero. incluso cuando dijo que la pandemia seguía siendo el "problema más urgente" del país y prometió que "la esperanza está en camino", Biden fue bombardeado con preguntas sobre su manejo del aumento de migrantes, especialmente niños, en la frontera de Estados Unidos con México.

Insistió, a veces emocionalmente, en que los funcionarios de su gobierno estaban haciendo todo lo posible para tratar a los niños migrantes con humanidad, y en repetidas ocasiones culpó al expresidente Donald J. Trump por el hacinamiento en las instalaciones fronterizas.

“La simple idea de que yo vaya a decir, cosa que jamás haría, 'si un niño no acompañado termina en la frontera, simplemente vamos a dejar que se muera de hambre y que se quede del otro lado'. Si la administración anterior no hizo eso tampoco, excepto Trump”, dijo Biden. "Yo no lo voy hacer. No lo voy hacer."