Estados Unidos

Aprueban empleados de General Motors en Texas nuevo contrato

La planta de Arlington es la sección del sindicato de United Auto Workers con más trabajadores

Associated Press

viernes, 25 octubre 2019 | 12:23

Detroit.- Los trabajadores de la planta de General con más empleados aprobaron el viernes un nuevo contrato con la compañía, aunque este no garantiza que se ponga fin a una huelga que ya lleva 40 días.

Con 78% de votos a favor, los obreros de la ensambladora de camionetas SUV en Arlington, Texas, aprobaron el contrato, mientras que los empleados especializados votaron 60% a favor. La planta de Arlington es la sección del sindicato de United Auto Workers que más gente de GM representa, con más de 5 mil sindicalizados.

Los porcentajes de la votación se publicaron el viernes en el sitio web de la fábrica, pero no se dieron los totales. Además, los empleados en la planta de ensamblaje en Wentzville, Missouri, cerca de San Luis, aprobaron el acuerdo el viernes con 63.5% de obreros y 69.9% de empleados especializados.

Aproximadamente 49 mil trabajadores se fueron a huelga el 16 de septiembre, paralizando la producción en más de 30 plantas en Estados Unidos y obstaculizándola en México y Canadá debido a la escasez de partes. Los analistas calculan que el costo de la huelga para GM será de más de 2 mil millones de dólares.

Al parecer, los líderes de la oficina del sindicato en Arlington consideran que el contrato será aprobado cuando se anuncie el total de los votos la tarde del viernes.

El nuevo contrato a cuatro años incluye una combinación de aumento de salarios y pagos únicos anuales, así como una prima de 11 mil dólares. Pero también permite que GM cierre tres fábricas en Estados Unidos que fabrican transmisiones y autos que se venden poco.

Aunque las agencias de GM se abastecieron de vehículos antes de la huelga y muchos siguen con existencias decentes, los analistas señalan que la automotriz no podrá compensar la producción perdida. De haber sido más corta la huelga, GM pudo aumentar la velocidad en las líneas de producción con tiempos extras para recuperarse. Sin embargo, muchas de las plantas que fabrican las populares camionetas SUV y pickups, ya trabajaban sin parar para seguir el ritmo de la demanda antes de que comenzara la huelga.