Estados Unidos

Apoya Trump recortar producción mundial de crudo

El mandatario dijo que espera que Arabia Saudita y Rusia pongan fin a su guerra petrolera

Associated Press

Associated Press

jueves, 02 abril 2020 | 11:35

Washington.- El presidente Donald Trump dijo este jueves que espera que Arabia Saudita y Rusia pongan fin a su guerra petrolera y reduzcan drásticamente la producción.

Una batalla por la producción petrolera mundial, junto con la desaceleración económica causada por la pandemia del coronavirus, ha abaratado el crudo a niveles no vistos desde 2002. Trump dijo en Twitter que habló con el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammad Bin Salman, días después de dialogar con el presidente ruso Vladimir Putin sobre el tema.

Trump tuiteó: “Espero y deseo que ellos estén recortando aproximadamente 10 millones de barriles, y tal vez sustancialmente más, lo que, si sucede, ¡será GRANDIOSO para la industria del petróleo y el gas!".

El mes pasado, Saudi Aramco, la petrolera estatal saudí, dijo que aumentaría su producción a 12.3 millones de barriles por día en abril, un récord. Con un desplome de 70% durante el último trimestre, el precio del crudo ha caído más que en cualquier otro momento de la historia, a unos 20 dólares por barril.

Según el Instituto Estadounidense del Petróleo, los inventarios de crudo del país aumentaron en 10.5 millones de barriles la semana pasada, más del doble de lo que esperaban los analistas del sector.

Los bajos precios del crudo vuelven más costosas muchas fuentes de energía producidas en Estados Unidos y un impacto en el sector energético significaría la pérdida de miles de empleos. Al mismo tiempo, para la mayoría de los consumidores, la caída de los precios del petróleo es una bendición. Algunas estaciones están vendiendo gasolina a menos de un dólar por galón, aunque el promedio son dos dólares.

A principios de marzo, Rusia se negó a hacer lo mismo que los países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo para recortar la producción y apuntalar los precios. Eso llevó a Arabia Saudita, el principal miembro de la OPEP, a cambiar el rumbo y anunciar que aumentaría su producción, lo que hizo bajar los precios.